Uruguay 1930: «Galicia, campeona mundial de fútbol»

Entre finales del siglo XIX y el primer tercio de la pasada centuria la emigración gallega a tierras americanas alcanzó su punto culminante hasta el extremo de que las principales ciudades americanas albergaban más gallegos que las grandes urbes gallegas. Todo un hito. Fue precisamente en la emigración americana donde surgió el sentimiento galeguista, iniciado por Manuel Curros Enríquez en su voluntario exilio en la isla caribeña de Cuba. Fue también allí donde el celebérrimo músico gallego Pascual Veiga compuso el himno gallego. La emigración constituyó una cultura y un sentimiento paralelo al existente en la Galicia metropolitana. Para quienes se habían quedado en la esquina verde de la Península Ibérica se sentía mucho más cerca Montevideo, La Habana o Buenos Aires de la propia tierra que Madrid, Barcelona o incluso las principales ciudades asturianas. Las capitales hispanoamericanas eran tratadas con la misma familiaridad que se hacía con el tradicional carro del país tirado por dos vacas rubias en tanto su eixo cantaba melódicamente una eterna composición que ya ha desaparecido en nuestros días.

El deporte, y mucho menos el mundo del fútbol, no fue ajeno a esa otra Galicia que surgía allende los mares. Las distintas entidades gallegas esparcidas por todo el mundo contaban con sus respectivos entes deportivos, destacando entre ellos el Club Deportivo Español de Buenos Aires o la Sociedad Deportiva Galicia de Caracas. Además de todo ello, serían muchos los deportistas de ascendencia gallega que triunfarían en el fútbol americano, no solo a nivel regional sino también a nivel mundial. El ejemplo más significativo de la importancia de la emigración gallega a nivel futbolístico fue, sin lugar a dudas, la mítica selección uruguaya que conquistó el primer campeonato del mundo celebrado en la República Oriental de Uruguay. Hasta cuatro jugadores oriundos de tierras galaicas formaron habitualmente en el once inicial que conquistó su mítico primer título.

Los primeros campeones

Se atribuía al piragüista lucense Luis Gregorio Ramos Misioné, en 1975, ser el primer gallego que era campeón del mundo en alguna especialidad deportiva. Sin embargo, con todos los respectos a tan excepcional deportista, consideramos que tal aseveración no es del todo cierta. La magnífica selección uruguaya de 1930 contaba con cuatro jugadores oriundos del país gallego, algunos de los cuales habían nacido incluso en Galicia. Aunque los datos son algo confusos, Uruguay contaba en su combinado con dos jugadores nacidos en la localidad de Redondela, muy próxima a Vigo, concretamente Pedro Cea, el «Vasquito Cea» como era conocido entre los aficionados del combinado celeste. Los datos del registro civil de Pontevedra confirman tal hipótesis. El «Vasquito» habría nacido el primero de septiembre del año 1900, emigrando con sus padres a muy corta edad a tierras americanas en las que triunfaría como futbolista alcanzando dos medallas de oro olímpicas, en los Juegos de 1924 y 1928, así como el Mundial de 1930, además de dos Copas América, en las ediciones de 1923 y 1924. Pero el gran Pedro Cea no era el único que le daba colorido gallego a la selección celeste.

A él se unían otros tres, entre los que se encontraba su paisano Lorenzo Fernández, de quien no hay duda que si había nacido en la Galicia metropolitana, concretamente el 20 de mayo de 1900. Sus padres, al igual que muchos gallegos de su tiempo, se vieron empujados por la pobreza y la miseria a cruzar el Océano Atlántico. Este último era apodado por su afición y sus compañeros como «El gallego». En su dilatada trayectoria profesional jugaría en el equipo del Atlético Wanders, el River Plate argentino y el Peñarol de Montevideo. Al igual que su paisanísimo, conquistaría la medalla de oro en los Juegos de 1928. Fallecería en la capital uruguaya en el año 1973. Tres años antes había muerto Pedro Cea.

El «Divino Manco»

Siempre ha suscitado controversia el origen de este jugador, aunque ya nadie pone en duda que era oriundo de Galicia. Incluso ha quedado demostrado que pasó una pequeña parte de sus infancia en tierras gallegas, que podrían comprender el período de 1908-o9 aproximadamente hasta 1914, año en que retornaría definitivamente al país americano. Hijo de agricultores originarios de la parroquia de Sancobade, en Vilalba, Héctor Castro se amputaría el antebrazo derecho con una sierra en el aserradero que era propiedad de su padre en tierras uruguayas, lo que no le impidió ser un magnífico delantero. A él le cabe el honor de haber marcado el primer gol en un Campeonato del Mundo de fútbol, un tanto marcado a 16 metros de distancia que supondría la victoria de su equipo frente a Perú. Pero no sería esta la única hazaña que protagonizaría. En la final, frente a Argentina, hizo el cuarto y definitivo gol de su selección, lo que también representaba el último tanto de su campeonato. Desarrolló casi toda su carrera deportiva en el Nacional de Montevideo, aunque jugó un año en el Estudiantes de la Plata argentino. Además del título mundial, fue también campeón olímpico con Uruguay en 1928. Falleció de forma prematura el 12 de septiembre 1960, con tan solo 55 años de edad.

El último componente de la gloriosa quinta gallega fue Álvaro Gestido Pose, de quien se sabe que era originario de la provincia de Pontevedra, aunque nacido en Montevideo el 17 de mayo de 1907. Era el benjamín del grupo. Al igual que los otros tres, fue también campeón olímpico en 1928, cuando entonces se le había otorgado a los Juegos Olímpicos como el Mundial oficioso de fútbol. De hecho, la selección de Uruguay luce en su camiseta cuatro estrellas distintivas de campeones del mundo. Triunfaría como jugador en el Peñarol de Montevideo, con el que conquistaría varios campeonatos de fútbol uruguayos entre 1930 y 1941. Si la muerte sorprendió siendo todavía joven al «Divino Manco», mucho más lo era «El Caballero del fútbol», apodo que se había ganado Gestido, quien falleció el 17 de enero de 1957, cuando contaba tan solo 49 años de edad. Su hermano Óscar Diego Gestido sería un destacado militar y político de la República Oriental, de la que sería su trigésimo segundo presidente constitucional en el período comprendido entre el primero de marzo de 1967 y el 6 de diciembre del mismo año, fecha en la que fallecería de un ataque al corazón.

La «celeste»

A pesar de las importantes aportaciones de la emigración gallega a los triunfos deportivos de muchos equipos hispanoamericanos, hay cierta sensación de que no han sido las únicas. El uniforme de dos combinados sudamericanos, Uruguay y Argentina, guarda una indisimulada relación con Galicia. La de la primera selección es azul celeste, equipación muy habitual en diferentes equipos gallegos, entre ellos el Celta de Vigo. Mientras que la elástica argentina es albiceleste, otro uniforme que ha distinguido a muchos equipos de la metrópoli gallega, entre ellos la SD Compostela.

Quizás esta última característica de la afinidad de las equipaciones no deje de ser casual. O tal vez no. No hay que olvidar que la siempre fecunda y amplia diáspora gallega hizo innumerables aportaciones a los países en los que ha dejado huella, desde el plano intelectual al deportivo pasando por el político y el económico. Hoy todavía queda patente esa profunda pisada que no se ha borrado y permanece intacta en muchas generaciones que son ya biznietos o tataranietos de aquellos que vieron «como el viejo barco los alejaba de España», que entonaba el inolvidable Alberto Cortez. Su perenne recuerdo ha quedado grabado también en aquella vieja aldea que ve desmoronarse sus últimas y ancestrales casas a causa de las bajas tasas de fecundidad y el reagrupamiento de las nuevas generaciones en torno a grandes núcleos de población, algo que ni siquiera había logrado la incesante emigración a América ni mucho menos a Europa.

Anuncios

Un comentario sobre “Uruguay 1930: «Galicia, campeona mundial de fútbol»

  1. Há no Brasil também um clube que homenageia a Galiza, o Galicia Esporte Clube, de Salvador, Bahia, que manda seus jogos no estádio Santiago de Compostela. Além de ter sido o primeiro clube tricampeão baiano, já atuou no campeonato nacional da divisão principal. Eis aqui seu sítio de internet: http://www.galiciaec.com.br/

Deja un comentario