Tragedia de un autocar lucense en el este de Francia

En el año 1991 todavía vivía cierto sector de la sociedad gallega con la resaca de la llegada a la presidencia de la Xunta de Galicia de Manuel Fraga Iribarne, quien, con el paso de los años se terminaría convirtiendo en el gran icono del país gallego de final del milenio. Aquel territorio, que el presidente gallego había abandonado cuando era apenas un chaval, ya no guardaba similitud alguna con el que él mismo había conocido en su más tierna juventud, pese a que todavía quedaban algunas reminiscencias históricas.

Los gallegos habían jubilado, prácticamente de forma definitiva, al tradicional carro del país, que ahora servía como elemento decorativo a la puerta de viviendas, chalés y algunos parques públicos como una añorada pieza de museo de un tiempo que, sino fue mejor, cuando menos parecía más humano y mucho más divertido. En aquellos primeros noventa Fraga Iribarne hubo de hacer frente a algunas contrariedades derivadas de la situación en la que se vivía en el territorio que presidía, haciendo, a veces, casi la función de un virrey.

El primer año de su mandato se encontró con la fiereza de los incendios forestales, cuya lucha casi había convertido en el estandarte principal de su credo político, pese a lo cual aquel año ardieron varios millares de hectáreas devoradas por un fuego destructor y arrasador que parecía no tener fin. Hubo de enfrentarse también a la amenaza terrorista, que tomaba forma en un grupo que se autodenominaba Exército Guerrilheiro do Pobo Galego Ceibe, quien, en 1988, había volado la residencia estival del mismísimo Fraga Iribarne.

No hubo tiempo de tregua. A la contrariedad que suponía el fuego forestal, se sumaba en el verano de 1991, concretamente en la madrugada del 4 de julio de ese mismo año, un terrible accidente de tráfico, ocurrido lejos de tierras gallegas, pero en el que se había visto involucrado un autocar que había partido de Galicia con una excursión de un grupo de alumnos pertenecientes a la Escuela de Artes Aplicadas Ramón Falcón de la ciudad de Lugo. Y es que cuando los siniestros se producen fuera parece que pillan a la gente un tanto desangelada y se genera una preocupación, no exenta de esa tensión y culpabilidad que, en otras circunstancias, suele atenuarse con la ayuda de quienes están más próximos.

Autocar arrollado

En aquella fatídica madrugada un numeroso grupo de estudiantes del centro de artesanía lucense regresaba de una excursión que habían organizado a tierras alemanas con motivo del fin de curso. Muchos de los que viajaban, al encontrarse ya en plena madrugada, iban durmiendo, lo que unido a la oscuridad de la noche impidió la inmediata reacción.

Las causas del siniestro, que se produjo en la localidad francesa de Beçanson, en el este del país galo, nunca estuvieron del todo claras, aunque se supone que el vehículo sufrió un reventón en una de sus ruedas lo que le provocaría que se quedase atravesado en la carretera. Un camión que venía en la misma dirección no tuvo tiempo a esquivarlo y arrollaría al autobús, perteneciente a la empresa Monforte, provocando la muerte de tres de sus ocupantes, entre ellos su conductor Alberto Balboa Díaz.

Inmediatamente las asistencias del país vecino se desplazaron al lugar del suceso con la finalidad de socorrer a todas las víctimas, siendo inmediatamente trasladadas a distintos centros sanitarios de las proximidades. Además del conductor, perecerían en el autocar siniestrado dos alumnas del centro que se encargaba de organizar la excursión. Se trataba de Luisa Fernández y María Dolores Martínez Fuster.

15 heridos

Como consecuencia del trágico accidente, resultarían heridas otras quince personas, todos ellos jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 28 años. Para poder conocer la evolución de los heridos se organizarían vuelos entre Santiago de Compostela y la localidad suiza de Zürich, que era la más próxima al lugar del siniestro que poseía aeropuerto. Hasta Beçanson se desplazarían, además de los familiares de las víctimas, algunas autoridades del Gobierno gallego y representantes del Gobierno Civil de la provincia de Lugo.

Algunos de los heridos, debido a que presentaban una evolución favorable, fueron trasladados a centros sanitarios gallegos para proseguir con su recuperación. Además, como en otras ocasiones, el accidente trastocaría muchos planes familiares y crearía la lógica preocupación, alarma y confusión de los familiares y amigos de los afectados, y más en estas circunstancias en las que el siniestro se había producido muy lejos de la tierra gallega.

guenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

 

Anuncios

Deja un comentario