Mata a un vecino por impedirle pasar por su finca

Parroquia de Torbeo, Lugo, donde ocurrió el crimen

En la década de los sesenta del pasado siglo todavía no había comenzado la espectacular regresión demográfica del mundo rural gallego. Estaba en ciernes. Seguía siendo un territorio atávico y costumbrista, pero muy poco conocido tal como lo demuestran las pocas crónicas que en torno al el mismo se hacían. Era dibujado por la prensa estatal poco menos que una zona inhóspita, aunque distase bastante de esto último. Rara vez era reflejada con realismo y rigor. Las más de las veces se hacía con desprecio y no exenta de un falso aire de superioridad y paternalismo por quien hacía esas infantiles y vulgares crónicas.

Sus lugareños, todos ellos muy campechanos y con aire bonachón, permanecían ajenos a lo que se escribía en periódicos de Madrid y Barcelona. Era algo que no les preocupaba lo más mínimo. Su vida transcurría en medio de una pasmosa rutina, que tan solo se veía alterada en los meses estivales cuando celebraban sus fiestas patronales o bien cuando venían los miles de emigrantes que se habían trasladado hasta distintos países de Europa. En América solo quedaba Venezuela.

A pesar de ese ambiente rutinario y tranquilo a veces sucedían algunos acontecimientos que les hacían saltar de una forma espontánea y abrupta a las primeras páginas de los distintos rotativos, tanto de tirada regional como nacional. Entonces, muchas pequeñas localidades perdían, aunque solo fuera en el transcurso de unas horas, ese feliz anonimato en el que discurría una placentera y apacible vida, pese a las burlas que se pudiesen hacer en algún que otro medio de comunicación escasamente informado de lo que sucedía en Galicia.

Uno de esos hechos ocurriría en un pequeño lugar de la parroquia de Torbeo, perteneciente al municipio lucense de Ribas de Sil el día 25 de junio de 1968. Nunca se supo muy bien como habían ocurrido los hechos en la pequeña localidad de Cortes, que hoy en día cuenta con tan solo tres habitantes, mientras que el término municipal ya baja del millar, aunque en aquel entonces tenía censadas algo más de 2.500 personas.

Discusión

Al parecer, el suceso, que le costaría la vida a Juan González Freijo, de 75 años de edad, comenzó al atardecer de aquel día estival de 1968, en un tiempo en el que todavía estaba muy presente el mayo francés de aquel mítico año, cuando este reprochó a un vecino suyo el hecho de pasar con el caballo que montaba por una finca de su propiedad, pues entendía, que además de no tener derecho de posesión -figura controvertida en el derecho consuetudinario gallego- le destrozaba los cultivos que había cosechado.

Molesto por la actitud de Juan González, su vecino Eduardo Vázquez Losada, de 77 años de edad, descendió de su equino para «aclarar» las cosas con el dueño de la propiedad. Al parecer, según testificó en el juicio que se celebró en su contra en la Audiencia Provincial de Lugo, este último manifestó que la víctima le había insultado, además de ofenderle con distintos improperios. Llegado el momento, ambos se enzarzarían en una pelea cuerpo a cuerpo en el transcurso de la cual Eduardo sacó de su bolsillo una navaja de grandes dimensiones, muy propias en los hombres del rural gallego de la época, con la que asestó distintas puñaladas a Juan González Freijo.

Consciente de la gravedad que habían adquirido los acontecimientos, el agresor puso en conocimiento del vecindario el suceso del que acababa de ser protagonista e informó de las lesiones que le había inferido a su vecino, con quien al parecer no mantenía muy buenas relaciones. Inmediatamente sería trasladado al Hospital de Monforte de Lemos, con heridas muy graves, donde los médicos nada pudieron hacer por salvarle la vida, falleciendo a las dos horas de haber ingresado en el centro sanitario.

Ocho años de cárcel

En octubre de 1968 se celebró el juicio contra Eduardo Vázquez Losada en la Audiencia Provincial de la capital lucense. La autoridad judicial tuvo en cuenta el arrepentimiento espontáneo del agresor, así como el hecho de que hubiese avisado al vecindario de lo sucedido. Finalmente, sería condenado a la pena de ocho años de reclusión mayor y a indemnizar a los herederos de la víctima con la cantidad de 100.000 pesetas (600 euros actuales). El autor del crimen saldría de prisión al cumplir algo menos de la mitad de la condena, ya que se tuvo en cuenta la elevada edad con la que contaba, 77 años, hace ya más de medio siglo, unos dígitos que no alcanzaba todo el mundo en aquel entonces.

Con este suceso, saldría una vez más el viejo, difuso y falso mito de la mal llamada Galicia profunda, así como una de las causas por las que era más común que en la época ocurriesen desgraciados sucesos como este. Una gran parte de estos acontecimientos sangrientos obedecían a un orgullo personal mal entendido o a viejos rencores que saltaban en el momento menos esperado por otros hechos que habían ocurrido en el pasado.

Los diarios de Madrid y Barcelona se encargaban de hacer carnaza con los muy pocos sucesos de estas características que ocurrían en el mundo rural gallego, presentándolo poco menos que si fuese un territorio comanche. Sin embargo, Galicia jamás fue el este americano y si el punto más occidental del Finisterrae conocido, que nada tenía que ver con aquellas estrambóticas crónicas que se reflejaban sobre un amarillento y crudo papel que tiznaba las manos con su espesa y tóxica tinta negra.

Síguenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

Deja un comentario