Cinco niños muertos y 27 heridos en una excursión escolar

Las excursiones escolares han sido siempre un motivo de ilusión y fascinación para los más pequeños. Casi siempre se celebraban en final de curso o en algunos casos en fechas festivas, tales como Semana Santa. No escatimaban, en la mayoría de los casos, esfuerzos ni tampoco ilusión con la venta de distintos productos entre ellos loterías, rifas, pegatinas u otros accesorios con la finalidad de recaudar el tan necesario dinero para poder llevar a efecto las tan esperadas e ilusionantes excursiones escolares, algunas de las cuales terminaron en tragedia, tal y como fue el caso de los alumnos del colegio Vista Alegre, de Vigo, o el de los alumnos de la escuela de Artes Aplicadas Ramón Falcón, de Lugo.

Además de esas dos tragedias hubo otras que tuvieron una especial significación tanto por el numero de víctimas como por la aparatosidad del siniestro, entre las que sobresale la ocurrida en la jornada del 25 de junio de 1992 en la localidad pontevedresa de Silleda, al precipitarse un autocar que transportaba a 40 personas por un desnivel de 30 metros en el lugar de A Rocha, falleciendo cinco niños, con edades comprendidas entre los 13 y 14 años, y resultando heridos de diversa consideración otros 27 compañeros suyos.

El autocar siniestrado había partido de Monforte de Lemos, con alumnos del colegio Divina Pastora, a primeras horas de la mañana de aquellos primeros días de estío con destino ao Grove, dónde los jóvenes iban a disfrutar de unos días de sol y playa. Sin embargo, sus ilusiones se verían bruscamente frustradas cuando apenas pasaban cinco minutos de las diez de la mañana cuando el autocar enfiló el alto de A Rocha de San Sebastián, en el término municipal de Silleda, tomando una curva a la izquierda que, aunque no era demasiado pronunciada, el conductor del ómnibus se aproximó demasiado al borde de la carretera, precipitándose por un barranco. El autobús caminaría a lo largo de 53 metros por la orilla de la calzada antes de producirse el dramático suceso. Además, el autocar llevaba una velocidad prudencial en el momento de producirse el siniestro, pues iba a tan solo 50 kilómetros por hora.

Aplastados

Como consecuencia del desgraciado accidente, cinco de los muchachos que viajaban con destino a las Rías Baixas gallegas fallecerían aplastados por la carrocería del autocar en el momento en que se precipitaba por el barranco abajo. Otros 27 resultarían heridos de diversa consideración, siendo trasladados todos ellos a distintos centros sanitarios gallegos, entre ellos en antiguo Hospital Xeral de Galicia de Santiago de Compostela.

Sobre el asfalto, podían contemplarse algunos de los enseres que habían pertenecido a los muchachos accidentados, entre ellos algunas prendas y calzados deportivos, así como una trágica y dramática pancarta que sería reproducida durante bastantes jornadas en los distintos medios informativos de la época.

En el socorro de los heridos desempeñaría una función transcendental una Brigada Contraincendios de la Xunta de Galicia, que en esos momentos se encontraba levantando una torre de vigilancia en el monte. Un miembro de esta cuadrilla haría un relato desgarrador de los hechos, al comentar que una joven le había fallecido en los brazos después de haberla rescatado malherida del amasijo de hierros a que había quedado reducido el autobús siniestrado.

De igual forma, también se trasladarían al lugar del suceso dos helicópteros del Servizo de Salvamento e Socorrismo de la Xunta de Galicia, que tardarían 45 minutos en personarse en el lugar donde se había producido la tragedia, así como numerosas ambulancias de distintos centros sanitarios de municipios próximos al lugar del accidente.

Incertidumbre y tensión

Durante bastantes horas, debido en parte a la laboriosidad de los trabajos que suponía la excarcelación de algunos de los cuerpos que habían quedado aprisionados en el interior del autocar, entre los progenitores y familiares de las víctimas se generaría una gran incertidumbre y tensión, que no podría ser resuelta hasta las primeras horas de la tarde del día en que se produjo el fatal accidente cuando se facilitó la identidad de las víctimas mortales. El techo y la parte derecha del autocar, las más afectadas, quedarían completamente aplastadas, dificultando enormemente el rescate de los cuerpos de los jóvenes fallecidos.

En los centros sanitarios a los que fueron trasladados los heridos, algunos muchachos narrarían las escenas vividas en el interior del autocar en el momento de producirse el siniestro. Una de las heridas decía que en un principio aquello parecía un bache enorme, ya que pudo contemplar como un gran número de compañeros suyos caían sobre su cuerpo sin que pudiese hacer nada, para finalmente desmayarse y, al despertar, ver el autocar tumbado.

Mención aparte merece la reacción del autocar, un joven de 30 años, que, como consecuencia del accidente, que sería achacado a un fallo humano, sería presa de una profunda crisis nerviosa. Durante su estado de schock, del que tuvo que ser atendido en una clínica, el hombre se autoinculpaba de haber cometido un acto criminal.

Con la muerte de estas cinco criaturas se elevaba a un total de 125 la cifra de niños muertos en los distintos accidentes de autobús que, hasta aquel entonces, se habían registrado en España.

guenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

 

Anuncios

Doce muertos en un accidente de un autobús Madrid-Vigo

Las fiestas navideñas son una época del año que, a decir de los expertos, son muy propensas para la depresión. Es un tiempo en el que todo el mundo se recuerda especialmente de aquellos que otrora compartían esa celebración en familia y que ya no se encuentran entre nosotros. De todos es sabido que se multiplican esos ya clásicos mensajes de paz y amor por doquier, a los que se suman muchos otros expresando sus mejores deseos algunas conocidas empresas y marcas comerciales que, en los tiempos actuales, divulgan de una forma mucho más lúdica a través de los dispositivos electrónicos que ya son tan comunes en nuestros días.

También en los días finales del año y en los primeros del nuevo que se avecina, los distintos medios de comunicación, en sus diferentes soportes, nos recuerdan una y otra vez los acontecimientos que han sucedido a lo largo del período que concluye. Ante todo, recuerdan los instantes más dramáticos y crueles que han ocurrido a lo largo de esos 365 últimos días. Cuanto más sangrientos, mucho mejor. Si a todo ello se les añaden los no menos clásicos niños del África Subsahariana que fallecen a causa de las enfermedades y la desnutrición, entonces el reportaje en cuestión alcanza un mayor nivel de morbo, tal vez invitando al lector, oyente o telespectador a que valore su actual situación y no caiga en eses megaconsumismo al que invita la Navidad. Pero, esas cosas, los niños desnutridos, además de ser tan tradicionales como el mismo turrón y el champán, pasan muy lejos. Por si fuera poco, quien consume esas imágenes poco o nada puede hacer, aparte de no ser esa su cultura.

El verdadero trauma en época navideña surge cuando la tragedia se produce en nuestro entorno y nuestras narices. Entonces nos damos cuenta de que cerca está de nosotros el drama. Repentinamente nos viene la consciencia de que no somos ajenos a ello y cualquier persona podría ser el protagonista principal de cualquier dramático suceso que ocurra tanto en fechas navideñas como en cualquier otra del año. Aunque, parece que nos duele mucho más en ese tiempo en el que todo el mundo se deshace en expresiones de felicidad, paz, amor y buenos deseos para con sus semejantes, aguardando que el año nuevo nos depare la ventura que nos negó el que está a punto de despedirse.

Precisamente en la Navidad del año 1990 la tragedia se cebó con un autobús que cubría la línea Madrid-Vigo, falleciendo 12 personas y resultando heridas de gravedad un total de 26. El siniestro, como si de una broma macabra del destino se tratase, se produjo el 28 de diciembre de aquel año, festividad de los inocentes. Pero, por desgracia, no se trataba de una broma de mal gusto ni tampoco de una inocentada, tan frecuentes en una jornada como esa. Era una triste realidad para doce personas que habían perdido la vida cuando se disponían a desplazarse desde Madrid hasta Vigo para disfrutar del fin de año, que, por la fatalidad del destino, no podrían gozar jamás al perder su vida en el asfalto.

Exceso de velocidad

El autocar, en el que viajaban 37 personas, había salido de la vieja Estación Sur de autobuses de la capital de España a las nueve de la mañana de aquella aciaga jornada de invierno. Al parecer, el autobús, que tan solo tenía seis meses de antigüedad y que todavía lucía la matrícula de prueba, llevaba escaso tiempo transitando por las zonas de salida de la capital de España y se disponía a incorporarse a la M-30 cuando tomó una curva de incorporación a 80 kilómetros por hora a la altura de Puerta de Hierro, a lo que se sumaba que la sinuosidad carecía de peralte y estaba mal señalizada. El conductor del vehículo, que era un conocedor del trayecto, quiso evitar el accidente y frenó dejando impresa la huella de las ruedas en un tramo de unos cien metros, pero sin conseguirlo. Finalmente, el autobús impactaría contra un enorme poste de hormigón situado sobre un talud de tierra que sostenía unos carteles indicativos de otras localidades de Madrid. A consecuencia del tremendo impacto, el autocar terminaría volcando. Los viajeros que más directamente sufrieron las consecuencias del choque fueron los que iban situados en las primeras filas del autocar, reservada antaño a no fumadores. Algunas personas que iban a bordo saldrían despedidos a raíz del fortísimo golpe recibido por el vehículo, además de arrancar alguna filas de asientos.

Inmediatamente tras el terrible siniestro se desplazaron dotaciones de distintos equipos de auxilio al lugar donde se había producido tan trágico accidente, entre ellos los bomberos, grupos de la Policía Nacional y también sanitarios. Para excarcelar a quienes habían quedado atrapados en aquel amasijo mortal de hierros, los bomberos de Madrid se vieron obligados a cortar la techumbre del autocar, rescatando, en un primer momento, a ocho cadáveres que serían posteriormente depositados sobre el asfalto de la calzada a la espera que la autoridad judicial diese la oportuna orden de trasladarlos al Instituto Anatómico Forense de la capital de España.

Ocho viajeros, cuyos cuerpos fueron los primeros en ser rescatados, fallecieron prácticamente en el acto, en tanto que otros cuatro morirían cuando eran trasladados a los centros sanitarios o bien al poco tiempo de ingresar en los mismos. Los hospitales madrileños de Puerta de Hierra y Clínico Universitario San Carlos fueron los dos principales sanatorios que recibieron a la mayoría de las víctimas. En este último fallecería una mujer que también había perdido a otra hermana en el mismo siniestro.

Autocar de refuerzo

El autocar siniestrado, que había sido adquirido recientemente, pertenecía a la empresa Monforte y estaba haciendo su servicio de refuerzo que le había subarrendado la concesionaria del habitual servicio Madrid-Vigo, ETNACAR, debido a la gran cantidad de viajeros que demandaban sus prestaciones. A todo ello se sumaba que el conductor era un experto conocedor del tramo en el que se produjo el siniestro, pues ya había efectuado en otras ocasiones el mismo recorrido.

El suceso, como no podía ser de otra forma, provocó una gran consternación y abatimiento en la ciudad de Vigo, así como en el resto de Galicia, desde donde se enviarían muchas muestras de cariño y afecto a familiares y amigos de todas aquellas personas que habían perdido la vida en tan dramático suceso que, definitivamente, empañaría aquellas primeras fiestas del último decenio del segundo milenio a todos los gallegos. No era para menos.

guenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

 

45 niños y cuatro adultos muertos en el río Órbigo

Rescate del autobús siniestrado en el río Órbigo

La España de hace 40 años estrenaba consistorios democráticos, tras pasar más de 40 años sin procederse a la renovación de unas viejas instituciones descuidadas y caducas a las que por fin llegaba un más que necesario soplo de aire fresco. También en Galicia había nuevos alcaldes y concejales elegidos a través de las urnas, aunque seguía planeando todavía la sombra de aquellos viejos caciques que ahora se disfrazaban de demócratas de última hora para poder seguir detentando un poder que pretendían patrimonializar. Sin embargo, la irrupción de los vientos de libertad estaba siendo más que imparable y parecía aventurarse un prometedor tiempo de ilusión y esperanza en el que los gallegos iban a finiquitar la sempiterna imagen de andar detrás de un arado romano o tras una yunta de bueyes o vacas. Aún así, quien podía seguía buscando fortuna allende los límites que marcaban las cordilleras gallegas, ya que en el noroeste peninsular seguía siendo muy complicado prosperar.

Cuando se había cumplido justo una semana de la elección de las corporaciones democráticas, el 10 de abril de 1979, martes de Semana Santa para más señas en una época en la que las sotanas iniciaban su vertiginosa decadencia, los gallegos y también el resto de los españoles se sobresaltaron a media tarde con una desgraciada y trágica noticia. Unos muchachos y sus maestros, todos ellos pertenecientes al colegio Vista Alegre de Vigo, perecían en las aguas del río Órbigo a consecuencia de un trágico accidente de tráfico que sufría el autobús en el que viajaban de regreso a la ciudad olívica. Habían aprovechado el paréntesis vacacional para efectuar una excursión a Madrid. Sin embargo, y por desgracia, jamás regresarían junto a los suyos debido a una de las muchas fatalidades que ocurren en las carreteras.

Demasiadas adversidades

Cuando en cualquier siniestro se producen muchas víctimas, ya sea de carretera, ferrocarril o aéreo, suelen juntarse un cúmulo de circunstancias que contribuyen de forma decisiva a magnificar la tragedia. Este desgraciado suceso no fue ajeno a esa suma de infortunios. Cuarenta años dan para hablar largo y tendido sobre que pasó o dejó de pasar, dando lugar a un sinfín de teorías y conspiraciones que jamás podrán poner de acuerdo al común de los mortales. Lógico, por otra parte. Este caso no iba a ser menos.

En un principio se apuntó al exceso de velocidad como el causante del siniestro. Se habló de que el conductor había enfilado con demasiada rapidez la curva en la que se alza el puente que se sostiene sobre el río Órbigo, en el término municipal de Santa Cristina de la Polvorosa, en la provincia de Zamora. El autocar solo había recorrido cuatro kilómetros sobre una carretera ancha y en buen estado, la Comarcal-650, que une las localidades de Ourense y Benavente, cuando derrapó sobre la sinuosidad que tomaba. Su parte trasera tocaría con el pretil del puente a consecuencia de lo cual el vehículo patinaría hasta el otro lado de la carretera precipitándose al río Órbigo.

Además de producirse el siniestro en el sitio menos indicado, hay que añadir que el caudal del efluvio era muy superior, hasta seis veces más, al que acostumbraba a llevar normalmente, debido a las lluvias caídas en aquella pluviosa primavera. El lugar al que fue a caer el autobús era uno de los puntos más profundos del cauce fluvial, con una hondura que podía llegar a los ocho metros, lo que contribuiría de forma decisiva a agrandar la de por si ya enorme magnitud de una tragedia que teñiría de luto la Semana Santa de los españoles.

Otra de las causas a las que se atribuyó el accidente fue al hecho de que el conductor del autocar llevase los ojos llorosos e irritados como consecuencia de que alguno de los jóvenes viajeros le hubiese echado polvos de pica-pica, circunstancia esta que le habría dificultado la visión o la atención al volante, provocando una aterradora catástrofe en la que perderían la vida hasta un total de 45 niños y 4 adultos, tres maestros y el conductor del autocar.

Solamente once personas se salvarían de perecer en aguas del río Órbigo, entre ellos un soldado que cumplía en ese momento el servicio militar, quien había sido recogido en una localidad en la que el autobús hizo una parada técnica. Al parecer, el mozo era amigo de uno de los profesores que viajaban al frente de la expedición y le conminó a que viajase con ellos.

Los vecinos y la desorganización

Una vez más, como ha sido muy habitual en todas las catástrofes y tragedias que han tenido lugar a lo largo de toda la geografía española, es de reseñar la función que desempeñaron los vecinos de la localidad para socorrer a las víctimas de este siniestro. Incluso algunos jóvenes de Santa Cristina de la Polvorosa se arrojaron a las frías y turbulentas aguas del Órbigo, que en ese momento llevaba un enorme crecida, contribuyendo a salvar algunas vidas, además de rescatar a algunos cuerpos inertes que flotaban sobre el cauce del efluvio zamorano. En este sentido es muy de destacar el arrojo demostrado por José Castro Fernández, un padre de siete hijos, que mostraría un extraordinario valor auxiliando a los damnificados. Además, sería gracias a dos piragüistas voluntarios como se rescataron los cuerpos de dos de las víctimas, los primeros en ser recuperados del agua, que fueron encontrados a casi tres kilómetros del lugar de donde se había producido el suceso.

Pese a que desde el primer instante se movilizaron a cuerpos y fuerzas de seguridad del Ejército, así como buzos y equipos de hombres-rana, al día siguiente al suceso se vivirían dramáticas escenas de tensión entre los padres de las víctimas y las autoridades allí congregadas. Los familiares de quienes habían perecido en las aguas del Órbigo se quejaban amargamente de que en lugar del siniestro se estaban congregando muchos uniformes y coches oficiales, pero no se hacía absolutamente nada para rescatar a sus vástagos que todavía permanecían hundidos en aquel lúgubre charco de tragedia y desolación. Incluso, elevarían sus protestas ante la Reina de España, Doña Sofía, hoy en día Reina emérita, quejándose de la actitud de las autoridades a la hora de rescatar a sus hijos. De la misma forma, un coronel del Ejército sería el blanco de las críticas y la ira de alguno de aquellos progenitores en un tiempo en el que la institución militar seguía manteniendo un carácter poco menos que sagrado.

Los primeros féretros con los cuerpos de los fallecidos en tan fatal accidente llegarían a Vigo en un tren especial, siendo recibidos en la estación de la ciudad olívica por más de 3.000 personas que de esta forma pretendían mostrar su apoyo a las familias de las víctimas. Transcurrida una semana del desgraciado suceso, todavía quedaban por recuperar cinco cadáveres. Esa inusual tardanza, unida a la resquebrajada organización, era aducida en base a que muchos de los equipos de rescate se encontraban disfrutando de las vacaciones de Semana Santa. Increíble, pero cierto.

En la localidad en la que se produjo el accidente, Santa Cristina de la Polvorosa, se erigiría un monolito en honor de las personas allí fallecidas. Aunque este monumento fue prometido por el alcalde a las escasas semanas de haberse producido el siniestro, no sería hasta el vigésimoquinto aniversario del mismo cuando se inauguró oficialmente. El recuerdo a las víctimas se perpetuaría con la dedicatoria de una plaza a la ciudad de Vigo en el mismo municipio.

guenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

 

Doce niños muertos en un accidente de autobús escolar

Funeral por los niños fallecidos en Vilamartín de Valdeorras(Ourense)

En el año 1977 a España había llegado una incipiente democracia que prometía muchas cosas de las que se había visto privado el país a lo largo de más de cuatro décadas. La principal era la libertad que había estado secuestrada por una larga y longeva dictadura, la última que quedaba en Europa occidental, que parecía haberse eternizado. Pero, los vientos de cambio llegaron, con retraso, pero al fin y al cabo las nuevas generaciones de españoles iban a poder vivir en paz y libertad, liberados ya del viejo yugo al que habían permanecido unidos durante 40 años.

Aquellos vientos de libertad se dejaron sentir en Galicia en aspectos tan fundamentales como su lengua vernácula, que había sido vilipendiada, humillada y hasta relegada a un segundo término con menosprecios tales como que se trataba de una forma de expresión desacreditada que solamente empleaban los ignorantes. El idioma gallego era muy mayoritario en la Galicia de la época, especialmente en el mundo rural en el que, en cifras porcentuales, el número de castellanohablantes no llegaba al uno por ciento en los cálculos más optimistas. Incluso los más jóvenes aprendían la lengua de sus padres y abuelos, pese a que todavía no se enseñaba en las escuelas.

Los centros escolares gallegos a lo largo de su historia, principalmente los radicados en sus extensas áreas rurales, siempre han sido motivo de alguna discordia, ya bien sea por el transporte escolar o el comedor de los pequeños, que dificultaba enormemente la conciliación de las vidas de sus respectivos progenitores. Así sucedía en la comarca ourensá de Valdeorras en el año 1977. Los niños del término municipal de Villamartín de Valdeorras se veían obligados a trasladarse todos los días a la vecina localidad de A Rúa para poder ser escolarizados, haciendo cuatro viajes de ida y vuelta desde sus centros académicos hasta sus respectivos domicilios, pese a la oposición que tiempo atrás habían ejercido sus familias con respecto al cierre del colegio en el que recibían la educación primaria.

Desnivel de 50 metros

Lo que nadie podía imaginar en Vilamartín de Valdeorras es que el cierre de sus instalaciones escolares iría aparejado a la peor tragedia que vivió la comarca a lo largo de la historia. Así sucedería a primeras horas de la tarde del 19 de abril de 1977 cuando un autobús, que había recogido a los niños después del almuerzo que habían hecho en sus respectivos domicilios, se precipitó desde un desnivel de 30 metros de altitud, cayendo desde la carretera nacional Logroño-Vigo a la vía del tren. A consecuencia de este trágico siniestro fallecerían doce niños, con edades comprendidas entre los seis y los 14 años, muchos de los cuales perecerían atrapados bajo los hierros de aquel mortal autocar en el que viajaban hasta un total de 40 chavales. También perdió la vida en este suceso el conductor del vehículo, Manuel González Pérez. El siniestro tuvo lugar a tan solo dos kilómetros del casco urbano del término municipal de A Rúa. Como dato anecdótico, cabe reseñar que perdieron la vida dos hermanos gemelos.

Además de los trece fallecidos, hubo que lamentar casi dos decenas de heridos de diversa consideración, siendo trasladados un total de once muchachos serían trasladados hasta un centro sanitario de Ponferrada, en la provincia de León, mientras que otros nueve lo fueron hasta la ciudad de Ourense. Una vez más, como en muchas otras, fue muy decisiva la actitud de los vecinos del lugar dónde se produjo el accidente, que utilizaron todo tipo de herramientas y vehículos que disponían para poder socorrer a los damnificados. Se calcula que se movilizaron un total de 300 coches particulares para ayudar en las tareas de socorro. Quienes llevaron la mejor parte en este desgraciado siniestro fueron aquellos que salieron despedidos del autobús, mientras que la peor fue para los que quedaron atrapados entre los hierros del mismo, que fue donde se localizaron la práctica totalidad de los cuerpos de los niños muertos.

La causa del accidente parece ser que estuvo motivada por la rotura de una mangueta de una rueda del eje delantero, que provocó que el viejo autobús, perteneciente a la empresa Trives, chocase contra un pretil y posteriormente se precipitase por el desnivel. Casi siempre que se producía un siniestro de estas características era achacado al factor humano. Sin embargo, las empresas concesionarias del transporte escolar dedicaban sus autobuses más antiguos y en peor estado, como era este caso, al traslado de los más pequeños. El autocar tenía ya más de 20 años de antigüedad, ya que su matrícula databa de la década de los años cincuenta del pasado siglo. Los restos del vehículo permanecieron allí depositados a lo largo de más de 30 años, hasta que los vecinos decidieron tomar medidas después de que se hartasen de solicitarlo a las distintas instituciones.

Consternación e indignación

El suceso consternaría de sobremanera a la Galicia de la época. Prueba de ello sería los miles de personas que se congregarían en los multitudinarios funerales que se celebraron por los muchachos fallecidos en la principal plaza de la localidad de Vilamartín de Valdeorras. Cuentan los supervivientes de esta tragedia que la misma se notaría de forma notable en el pueblo, que perdía a 12 muchachos en una época en la que comenzaba un imparable descenso demográfico en la Galicia más rural. Esta localidad era un buen ejemplo de ello.

Pero no era solo la consternación la que se había apoderado de los vecinos de la comarca de Valdeorras. También eran presa de una extraordinaria indignación por la carencia de soluciones al problema educativo, al que se consideró como causante directo de este siniestro. Hacía algún tiempo había cerrado sus puertas el único centro escolar que existía en la localidad de Villamartín de Valdeorras, lo que había originado infinidad de protestas, habiendo tenido que intervenir efectivos de la guardia civil cuando se procedía a la retirada del material escolar de su interior. Además, los críos tenían que hacer unas insufribles jornadas escolares haciendo dos interminables rutas diarias de ida y vuelta, al carecer del derecho al comedor escolar.

Posteriormente, en el año 1979 reabriría de nuevo sus puertas el colegio de educación primaria de Vilamartín de Valdeorras para que las nuevas generaciones de escolares no sufriesen los mismos efectos de las jornadas escolares de las antiguas, además de evitar que los muchachos fuesen víctimas de nuevos accidentes. Nunca es tarde, pero para aquellos pobres chavales, fallecidos hace ya 42 años, lo fue demasiado cuando, en teoría, se les aventuraba toda una vida por delante.

Síguenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

Seis muertos en un accidente en la curva de Casablanca

Curva de Casablanca A Coruña

En el año 1974 ya había comenzado el declive tanto político como humano del franquismo. Su único valedor era ya solo el viejo general, quien cada vez se encontraba en un estado más achacoso, tan solo aguardándose a su último estertor. Ya ni siquiera venía de vacaciones al Pazo de Meirás debido al delicado estado de salud que había atravesado en aquel verano, quizás el penúltimo en blanco y negro que vivía la España de la época. Aún así, en aquella contumaz y casi sempiterna dictadura no había nadie que se atraviese a levantar la voz.

Galicia era un territorio que seguía con su eterna retranca y paciencia, solamente esperando verlas venir. Pero nada más. Había comenzado un lento proceso, pero progresivo, de abandono de los grandes municipios rurales del interior de la región que tendría una continuidad más acentuada en las décadas subsiguientes, principalmente en la segunda mitad de los ochenta y a lo largo de los dos últimos lustros del siglo XX. Sin embargo, en aquel territorio, un tanto desangelado que no inhóspito, se seguía malviviendo como hacía muchos años. Seguían llegando las últimas cartas procedentes de América, de aquellos que no habían podido salir de la tormenta que había afectado a los países del cono sur y también del Caribe. Eran una añoranza para los mayores y un descubrimiento para los más jóvenes, quienes tampoco eran capaces de escapar al destino de otras generaciones de gallegos. A ellos también les tocaba marchar de su tierra, aunque su destino no fuesen las Américas sino una renacida Europa, de la que cada año se veían miles de coches de llamativos colores que eran pilotados por una nueva generación de mozos gallegos que habían huido de las penurias que les reservaban sus aldeas de origen.

Las ciudades gallegas seguían con un importante avance tanto económico como social y ya nada tenían que envidiar a otras urbes españolas de la época. Por sus calles y avenidas ya circulaba un denso tránsito rodado que era un fiel reflejo de que el país comenzaba a modernizarse. Aún así eran muchas las personas que preferían el transporte colectivo para desplazarse a sus lugares de trabajo, principalmente aquellos que ya superaban la cuarentena y eran reacios a adquirir un utilitario.

Precisamente un autobús que cubría la ruta entre Meira, Sada, Santa Cruz y A Coruña tendría un fatal accidente el día 3 de octubre de 1974 en la fatídica curva de Casablanca al impactar de frente contra un camión. A consecuencia de este trágico suceso fallecerían un total de seis personas, entre ellas los conductores de ambos vehículos, mientras que medio centenar resultarían heridas de diversa consideración, cuatro de ellas de gravedad.

Fallo mecánico

En torno a las causas del accidente se barajaron en un principio muchas hipótesis. En un principio se atribuyó a un previsible fallo mecánico del autobús, aunque en aquel entonces y atendiendo a su fecha de matriculación, solo contaba con algo más de dos años de antigüedad. Según el testimonio de un conductor que viajaba detrás del autocar, este se zarandeaba bastante hacia ambos lados, dando la impresión que en cualquier momento se podía salir de la vía. Sin embargo, a las autoridades de la época se les pasaba por alto que el lugar del siniestro era un auténtico punto negro en el que ya se habían producido varios accidentes con víctimas mortales desde hacía ya algún tiempo. Por desgracia, este siniestro no sería el último que se producía en tan fatídico lugar.

Los primeros en prestar auxilio a los accidentados fueron los trabajadores de un concesionario de automóviles que se hallaba muy cerca del punto exacto donde se había producido el trágico accidente. De la misma forma, también fue muy importante la colaboración que prestaron muchos conductores que se vieron obligados a detenerse a causa del grave percance que se había producido en la carretera nacional sexta N-VI, ya dentro del casco urbano de la capital herculina.

Por aquel entonces no existían unos equipos de socorro tan avanzados como en la actualidad, viéndose obligados a intervenir el cuerpo de bomberos de A Coruña, quienes, según se relata en la prensa de la época, tendrían que hacer frente a una dantesca y dramática situación. Tanto los fallecidos como los heridos habían quedado atrapados en un impresionante amasijo de hierros en los que se habían convertido las carrocerías de los automóviles involucrados en el siniestro. De hecho, para excarcelar al conductor del camión, que había quedado en el interior de la cabina y que sería una trampa mortal, fue necesaria la intervención de una grúa. El hombre sería rescatado aún con vida, pero en grave estado, falleciendo horas después en un centro sanitario de A Coruña. Como consecuencia del siniestro, el tráfico rodado se vería interrumpido durante varias horas, siendo esta una de las arterias principales de entrada a la urbe herculina.

Curva maldita

El punto kilométrico donde se produjo el siniestro ya se había ganado el apelativo de «maldita» a mediados de los años setenta por los muchos usuarios que diariamente transitaban por ella. Su peralte era demasiado pronunciado, a lo que se unía el hecho de la densidad de su tráfico, cada vez mucho más numeroso al ser una de las principales arterias de A Coruña. No había que remontarse a mucho tiempo atrás para recapitular y encontrar otros graves siniestros en los que habían perecido ya muchas personas. En 1972, hacía tan solo dos años por aquel entonces, habían muerto cinco personas y más de 2o habían resultado heridas en distintos siniestros que habían tenido lugar ese mismo año.

Para desgracia de los muchos conductores que a diario atravesaban la «maldita curva» los siniestros tendrían continuación en años venideros, siendo especialmente trágico de nuevo el año 1976, en el que fallecerían varias personas en distintos accidentes. Y es que hasta que la cifra no se elevó hasta números que parecían inasumibles, no se tomaron las pertinentes medidas que terminasen con una sangría humana que traspasaba ya cualquier límite.

guenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

 

15 muertos en accidentes en Terra Chá en el año 1990

La última década del siglo XX se presentaba como «lo nunca visto». Parecía que se iniciaba el camino hacia un nuevo siglo y un nuevo milenio en lo que todo iba a cambiar de manera formidable y excepcional, en la que los avances tecnológicos iban a desempeñar una función fundamental en un futuro próximo. Nada sería imposible en los siguientes diez años y sucesivos en los que parecía adivinarse un futuro muy prometedor y cargado de venturas. La realidad sería completamente distinta, ya que tras los fuegos de artificio que adornaron el año 1992 llegaría la subsiguiente resaca con una monumental crisis económica que, una vez más, haría temblar los cimientos que se habían construido alrededor de un castillo de naipes.

En aquel entonces, las autovías eran más bien escasas en Galicia y por sus principales núcleos de población seguían atravesando las míticas carreteras nacionales, que absorbían una gran cantidad de tráfico. A veces demasiado. Era muy frecuente que en verano se produjesen infinidad de atascos en puntos conflictivos cuyo destino solían ser las muchas playas y áreas estivales que hay en Galicia. Una de las zona más perjudicadas siempre era la costa lucense, que veía como para llegar a ella había que atravesar angostas y empinadas carreteras a lo que solía añadirse una elevada cifra de vehículos agrícolas, cada vez más numerosos, pese a que todavía no habían desaparecido los de tracción animal, aunque comenzaba a resultar ya pintoresco contemplar al tradicional carro del país cuyo eje seguía entonando aquella dulce y melódica sintonía que se ha convertido en todo un himno de tiempos pasados, hacia los que se mira con cierta nostalgia no exenta de una cándida sonrisa.

En ese mundo en el que lo moderno iba superando con creces a lo antiguo, en el año 1990 se producirían una serie de siniestros que escribieron una página negra en la comarca chairega, tanto por el número de víctimas como por la continuidad que tuvieron. En tan solo seis meses, un total de 15 personas perecerían tanto en las carreteras como en algún que otro accidente laboral, dejando tras de si una impresionante huella de dolor.

En la antigua Volta de Ramil, en el municipio de Begonte, tuvo lugar un desgraciado suceso el 29 de abril de 1990 al producirse una colisión frontal en la que perecerían seis personas como consecuencia de la misma a primeras horas de la mañana de aquella fatídica jornada. El choque entre vehículos se produjo en el momento en el que un automóvil todoterreno, a bordo del cual viajaban dos personas, enfiló con demasiada velocidad la pronunciada curva con dirección a Ferrol. En sentido contrario venía otro coche, de la marca alemana Mercedes Benz y conducido por un taxista de Viveiro. Este último, en el que viajaban cuatro personas, no pudo evitar la colisión con el todoterreno, quien ya estaba fuera de control de su conductor, impactando ambos en la parte más pronunciada de la curva. A consecuencia de este fatal siniestro perecerían todas las personas que en él se vieron involucrados.

Accidente múltiple en Goiriz

Apenas unos meses más tarde, concretamente el 12 de agosto, la parroquia vilalbesa de Goiriz sería escenario de otro impactante siniestro en el que se verían involucrados tres vehículos, en un clásico domingo estival, en el que los vecinos ni siquiera podían cruzar la calzada de un lado a otro debido a la infernal cantidad de tráfico que circulaba por la vieja carretera Nacional N-634. En aquella jornada un Renault-21, conducido por José Valea Pereira, de 55 años, natural de Lugo y que moriría en el acto, impactaría de forma frontolateral contra otros dos coches, uno de los cuales iba en dirección contraria, mientras que el otro llevaba la misma trayectoria que el causante del accidente.

El mencionado vehículo envistió de manera frontal contra un Fiat-1 en el que viajaba una familia que sería la más perjudicada del siniestro, pues perecerían sus cinco ocupantes, entre ellos dos niños de siete y nueve años, además de dos adolescentes. De la misma forma también perdería la vida la conductora de este utilitario Raquel Fernández Limerez, una gallega de 36 años de edad residente en Barcelona. En el siniestro en el que también se vio involucrado un tercer vehículo, un Opel Kadett, cuyos ocupantes resultarían heridos de gravedad, aunque, por fortuna consiguieron salvar sus vidas.

Sin embargo, la nómina de accidentes mortales de aquel aciago año de 1990 no terminaría con la catástrofe de Goiriz. Tendría su seguimiento en aquel trágico mes de agosto en las carreteras de la comarca de Terra Chá. Unos día más tarde fallecería en otro terrible siniestro un joven que iba en motocicleta en la madrugada de uno de los clásicos días de marcha, muy cerca de la instalaciones hoteleras que se levantan en la Avenida de Terra Chá.

Cuando los vecinos de esta concurrida avenida vilalbesa todavía no se habían recuperado del accidente mortal, apenas un mes más tarde, concretamente el 20 de agosto de 1990, un coche atropellaba a una anciana de 76 años frente mismo al conocido hotel que se encuentra instalado en la misma avenida. Al parecer, la mujer cruzó la carretera, muy concurrida de vehículos y sin ninguna medida de seguridad, sin percatarse de la presencia de un automóvil, cuyo impacto le hizo perecer en el acto.

Accidente laboral

Como quien no quiere la cosa, los accidentes de tránsito tuvieron su continuidad en un siniestro laboral a escasos días de haberse producido el último. Este tuvo lugar en la parroquia vilalbesa de San Mamede de Oleiros. Un joven de unos 25 años fallecería al desplomarse parte de la tierra sobre su cuerpo cuando se encontraba haciendo un pozo para abastecerse de agua. La víctima de este siniestro, que era hijo único, había contraído matrimonio hacía muy poco tiempo y dejaba huérfano un niño de apenas unos meses de vida.

guenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

 

Un autobús cargado de universitarios roza la tragedia

Lugar de Pontecarreira

En la década de los años ochenta España vivió uno de los más importantes auges de la cifra de alumnos matriculados en las distintas universidades. Cada año crecía alrededor de un diez por ciento la cifra de personas que iniciaban los estudios superiores a lo largo y ancho de toda la geografía española. De esa circunstancial explosión se beneficiaron muchos sectores, principalmente el hostelero en ciudades como Santiago de Compostela donde era toda una aventura encontrar alojamiento durante el curso académico para los muchos jóvenes que se desplazaban a la capital gallega a cursar sus estudios superiores.

Pero no fue tan solo el sector hostelero el que se benefició de ese espectacular crecimiento de las matrículas universitarias. Otros importantes grupos sociales supieron sacar tajada del impresionante despegue demográfico de la universidad española en aquel entonces. Entre estos se encontraba el sector de los transportes de viajeros por carretera, quien estuvo mucho más preocupado en obtener buenos réditos de aquella inaudita oportunidad que en aportar los beneficios y mejoras que le reclamaban los muchos usuarios que todavía tenía en Galicia, motivado ello por unas arcaicas concesiones administrativas que les permitían a esas empresas imponer sus propios y arbitrarios criterios en los que tan solo primaba el interés económico y mercantil, muy por encima incluso de la seguridad. Mientras, los aspectos relativos a cuestiones de comodidad e higiene nunca fueron los más satisfactorios ni mucho menos los más cuidados. Se podría concluir que estos últimos brillaban por su total ausencia, sucumbiendo a una desastrosa desidia poco menos que tercermundista.

Vehículos viejos, muy incómodos, malolientes, sucios y destartalados, con una década o más en servicio, eran los que habitualmente se empleaban para el traslado masivo de estudiantes, quienes además pagaban unas elevadas tarifas por cada infausto viaje que realizaban. Por si esto no fuese suficiente, aquellos lúgubres y penosos autocares, en ciertas ocasiones transportaban a muchas más personas de las permitidas, pues algunas se veían en la obligación de viajar de pie, debido a la incorporación masiva de viajeros que se iba realizando a lo largo de cada interminable y tortuosa ruta, que solía alargarse cada vez que los muchos universitarios efectuaban los oportunos desplazamientos. Las fechas más conflictivas coincidían con el inicio del fin de semana o a la conclusión de este, así como cuando se iniciaba algún periodo de vacacional o de descanso.

Como consecuencia de un rosario de adversidades que jamás fueron previstas ni mucho menos estudiadas, además de ser ignoradas de una forma escandalosamente negligente y hasta deliberada, el domingo, 5 de febrero de 1984, se rozaría la tragedia en el lugar de Pontecarreira, en el municipio coruñés de Frades, a algo más de 30 kilómetros al nordeste de Santiago de Compostela. En aquella fecha un autobús de la empresa «El Ideal Gallego», hoy en día absorbida por la multinacional británica Arriva y que cubría el trayecto entre la localidad lucense de Vilalba y la capital gallega, sufría un espectacular y terrible accidente en torno a las nueve de la noche de aquella fatídica y tenebrosa jornada al caer en posición invertida en las inmediaciones del río Tambre, a su paso por el referido término de Pontecarreira.

Una niña muerta

El siniestro se produjo al desviarse el vehículo de la calzada de la vía y caer por un desnivel de aproximadamente unos cuatro metros de altura. Si el ancestral y tortuoso automóvil se hubiese precipitado a las aguas del siempre caudaloso y pacífico Tambre, seguramente estaríamos hablando de una de las peores tragedias que se han vivido en Galicia a lo largo del siglo XX. Se añadía el factor que el río transportaba una importante crecida de aguas motivada por un invierno que estaba siendo extraordinariamente lluvioso. Para suerte de la inmensa mayoría de los viajeros, casi todos ellos estudiantes universitarios, en el lugar en el que cayó el autocar había un hueco que evitó el aplastamiento de su carrocería, impidiendo así que quienes iban a bordo del vehículo pereciesen aplastados, quedando, eso sí, aprisionados en su interior. Aún así, hubo que lamentar el fallecimiento de una niña de tan solo un año de edad que viajaba en compañía de su madre, siendo la única víctima mortal de este desgraciado suceso que a punto estuvo de teñir de luto a más de medio centenar de familias gallegas.

Hasta un total de 47 personas resultaron heridas de diversa consideración al despeñarse el autocar, cinco de ellas de gravedad. La empresa siempre mantuvo un mutismo total en relación a las causas que provocaron el siniestro, si bien es cierto que en el lugar donde se produjo hay un pronunciado estrechamiento de la calzada. El vehículo contaba en aquel entonces con más de quince años de servicio, pues su matrícula se correspondía con la numeración previa a la anterior de las series provinciales, que ya databan, las primeras, del año 1971.

Una vez más, como ha sido muy frecuente en Galicia a lo largo de la historia siempre que ha habido algún siniestro, el auxilio prestado por los vecinos del lugar de Pontecarreira fue fundamental para socorrer a quienes habían quedado atrapados entre los hierros del autocar. Para liberar a las personas aprisionadas, no escatimaron esfuerzos, empleando todo lo que tenían a su disposición, principalmente hachas y otros artilugios que les permitieron romper la aleación metálica de la que estaba compuesto aquel vetusto e infame vehículo. Asimismo, emplearon sus coches particulares para trasladar de la forma más inmediata posible a los heridos y damnificados a centros sanitarios de Santiago de Compostela.

Cuando se empezaban a apagar los ecos del siniestro, la empresa concesionaria del servicio de transporte no tuvo mejor ni más estrafalaria idea, además de antiética y todo lo que se quiera, que requerir de los viajeros heridos los respectivos billetes que habían adquirido en los distintos puestos para así poder satisfacer los gastos médicos ocasionados por el accidente, entrándole un desmedido afán legalista que no mostraba en la dotación de sus servicios. Sin embargo, nunca tuvo piedad con sus usuarios y prosiguió empleando vehículos viejos, nauseabundos y de mala calidad, amén de carecer de las condiciones necesarias en una época en la que todavía no se requería la inspección técnica de vehículos(ITV). Unos años más tarde, un autocar de la misma concesionaria estuvo a punto de protagonizar otro suceso similar en las inmediaciones de la estación de autobuses compostelana debido a que sus frenos no estaban en el mejor estado de los posibles¿?

guenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

 

16 muertos al precipitarse un camión con trabajadores al Sil

Dicen que el verano suele ser una época propicia para las tragedias. No se trata de ser aguafiestas ni tampoco ningún cenizo, pero es cierto que en la etapa estival suelen producirse algunos siniestros que dejan una profunda huella que terminan por amargar las vacaciones a quienes tienen la suerte de poder disfrutar de un periodo de descanso. Un suceso de gran magnitud calaría muy profundamente en la Galicia de los sesenta, donde se esperaba con impaciencia la llegada de muchos emigrantes a países europeos para disfrutar de sus merecidas vacaciones. A bordo de nuevos vehículos, de llamativos colores, al tiempo que lucían unas fantasiosas y enormes gafas de sol, portando estrambóticos pantalones a cuadros de campana, aquellos muchachos nacidos mayoritariamente en los tiempos inmediatos, anteriores o posteriores a la Guerra Civil, se encargaban de poner una nota de color al verano gallego de la época, en el que la mayoría de sus habitantes del extenso rural intensificaban sus constantes tareas agrícolas y ganaderas.

En medio de un clima monótono, que apenas era interrumpido por nada ni por nadie, cuando se agotaba la mañana del viernes, 18 de agosto de 1967, un tremebundo suceso conmocionaría terriblemente a una Galicia en la que todavía se vivía de forma perenne el eterno recuerdo de la Guerra Civil. Si bien es cierto, que el país gallego ya había dejado de ser el paraíso de la desaparecida guerrilla antifranquista, tras la liquidación hacía poco más de dos años en aquel entonces del último forajido, Xosé Castro Veiga, conocido como «O Piloto», abatido muy cerca de donde se produjo el siguiente suceso por agentes de la Guardia Civil.

En aquella época eran ya muchas las familias gallegas que habían abandonado los trabajos agrícolas y muchos hombres preferían ganarse un salario en cualquier empresa a vivir de forma sempiterna detrás de un clásico carro del país, mientras su eje servía de una eterna sinfonía que ya ha desaparecido, como habían hecho sus padres. Aún así, había una gran mayoría que prefería combinar las labores en el mundo agrario con un trabajo en cualquier empresa, ya que eso les permitía aparentemente mejorar su nivel de vida.

Sin embargo, una de las medidas que seguía fallando, por no decir que brillaba totalmente por su ausencia, era la seguridad laboral y cualquier lugar podía ser propicio para un fatal accidente, tal y como les sucedió a 16 trabajadores de los cerca de 40 que viajaban en un camión, perteneciente a la empresa Francisco Cachafeiro, que trabajaban en las muchas obras que en aquella época se estaban haciendo a lomos del río Sil, con la finalidad de aprovechar los muchos saltos de agua que presentaba para convertirlos en energía eléctrica, obsesión perenne y un tanto enfermiza del régimen de Franco. Hay que recordar que el viejo dictador se había ganado el mote de «Paco, el rana» por su obcecación en inaugurar pantanos, siendo este uno de los pocos chistes que era permitido en torno a su decadente y obtusa figura.

2o metros

Los trabajadores habían concluido a esa hora, en torno a la una de la tarde, su turno de trabajo matinal cuando se encaminaban a almorzar a bordo del camión accidentado. No llevaban sujeción alguna, yendo en su mayoría en la parte posterior del vehículo, destinada a remolque, cuando el coche se precipitó por un rocoso desnivel de 20 metros, parando en un área del río Sil que tenía una cierta y pronunciada profundidad en la localidad lucense de San Clodio, perteneciente al municipio de Ribas de Sil. Además, como en casi todas las tragedias, siempre hay algunos factores que contribuyen a magnificarla. En este caso, quienes iban sobre el camión se encontraron con la mala suerte de que fueron a caer precisamente en una de las zonas en las que el siempre caudaloso río Sil tenía una mayor profundidad y nivel de agua, zonas a las que en Galicia los pescadores suelen denominar bogos, en las que suele haber una sobreabundancia de pesca. En zonas inmediatamente próximas a las que se produjo el siniestro, el nivel del agua no superaba en esas fechas del año el medio metro de profundidad al encontrase en periodo estival.

Como sucedió muy a menudo durante la etapa franquista, nadie se quería responsabilizar de la tragedia ni tampoco buscar unas causas objetivas, encomendándolo todo a los designios de la Divina Providencia. La causa más probable del siniestro pudo haber sido la ausencia de visibilidad que, en el momento de producirse, se registró. Según algunas informaciones de la época, el conductor del camión se encontraría con una inmensa polvareda levantada por un utilitario con el que se había cruzado a la altura de la curva en la que tuvo lugar el trágico suceso. Aunque es mencionado por diversas fuentes, se alude muy poco, sin embargo, a que el camión transitaba por un angosto y estrecho camino rural, muy frecuentes en la Galicia de la época, a los que comúnmente se les denominaba corredoiras, además de carecer de un firme en condiciones.

La mayoría de las víctimas perecieron ahogados al quedar atrapados en el interior del camión sin que se pudiese hacer nada por salvar sus vidas. Es más, algunos que no sabían nadar se agarraron fuertemente a sus compañeros provocando, a su vez, la muerte de quienes se sabían desenvolver entre las aguas. Otros trabajadores que iban en el camión se lanzaron desde el remolque para caer sobre una zona rocosa, agarrándose a las enormes piedras para evitar caer al río. Sin embargo, otros fallecieron como consecuencia del impacto de su cuerpo, principalmente la cabeza, contra las piedras. Llama la atención que algunos de los que se salvaron se marcharon del lugar por su propio pie con la intención de que no se preocupasen sus familias.

Héroes

Como en toda tragedia siempre hay algunas personas que destacan por su altruismo y heroísmo. En este caso uno de los principales héroes fue el conductor del camión, quien salvaría la vida de las personas que en ese momento le acompañaban en la cabina en la que viajaban. De igual manera, otra persona que se distinguió por su arrojo y valentía fue un joven, hermano de la sirvienta del médico forense de la localidad de Quiroga, muy próxima al lugar de los hechos. Al parecer, este muchacho se lanzó varias veces a las aguas del Sil para socorrer a las víctimas del siniestro, salvando varias vidas.

Los trabajos para sacar a los fallecidos del río se prolongarían a lo largo de toda aquella fatídica jornada de aquel trágico mes de agosto, siendo de nuevo muy destacable la gran labor desempeñada por los vecinos del lugar en el que se produjo este trágico acontecimiento. Muchos de ellos colaborarían con los efectivos de la Guardia Civil, único cuerpo que en la época desempeñaba tareas de socorro, en la extracción de algunos cuerpos de los fallecidos de las aguas del río Sil.

En vista de que pudiesen quedar más víctimas atrapadas, al no haber aparecido todos los que viajaban a bordo del camión puesto que algunos de ellos habían abandonado el lugar del accidente, se desplazaron hasta San Clodio miembros pertenecientes al equipo de hombres-rana del Ejército. Por fortuna, no encontrarían más cadáveres en las aguas de aquel cauce fluvial. En el mismo solo quedaba un camión que había sido adquirido recientemente por la empresa constructora por lo que se desechó en todo momento cualquier fallo de tipo mecánico.

El suceso conmovería fuertemente a la rural Galicia de la época, a pesar de que solamente en algunas casas disponían de aparatos de radio en tanto que la televisión era cosa de privilegiados. Los periódicos se solían leer en cualquier desvencijado bar o taberna mientras el rancio olor de frutas y verduras allí almacenados servía de fondo a las pituitarias, en tanto que sobre una chapa metálica colocada en su descolorida fachada se podía leer el anuncio de una conocida marca de vinos o gaseosas, aunque también era muy común un rótulo de no menos conocidas firmas comerciales dedicadas a la distribución de abonos o fertilizantes.

guenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

 

14 muertos en el primer gran accidente de tráfico en Lugo

El año 1931 marcó un antes y un después en la sociedad española. Fue aquel un año muy movido en toda la geografía hispana al que no fue ajeno a Galicia, aunque -todo hay que decirlo- acabaría siendo todo más una mera ilusión forjada un ya lejano 14 de abril de 1931 que muy pronto se tornaría en múltiples desengaños y desencantos que llevarían a una trágica guerra civil tan solo cinco años más tarde.

La ciudad de Lugo hace casi nueve décadas continuaba siendo una de las más rurales de toda España. La mayor parte de la población de la capital continuaba concentrándose en su casco histórico, superando apenas los 30.000 habitantes. La principal base de su economía era una ancestral agricultura de autoconsumo que apenas daba para satisfacer las necesidades más básicas de una población que luchaba por una subsistencia que cada vez se hacía más complicada, debido a los efectos que se habían generado como consecuencia de la crisis de 1929. La emigración a tierras americanas comenzaba a frenarse, principalmente la que se dirigía al Caribe, pero por cuestiones estructurales del principal país receptor de mano de obra gallega. A los efectos colaterales de la gran crisis económica se sumaban ahora otras dificultades en su economía interna, derivados de los grandes desastres provocados por los ciclones y temporales que en aquellos años habían afectado a esta área del planeta.

Los medios de transporte estaban ínfimamente desarrollados tanto en la provincia de Lugo como en el resto de Galicia. No es descabellado decir que la capital lucense «había perdido el tren», o mejor dicho tal vez no llegó nunca. Pese a todo, por las maltrechas carreteras y calles de la principal urbe del nordeste gallego hacía ya años que circulaban los primeros vehículos, especialmente los dedicados al transporte colectivo de personas, dedicados de forma mayoritaria a trasladar viajeros a distintos eventos tales como ferias, mercados o romerías. En este contexto se producirá un trágico siniestro el 30 de agosto de 1931 que quedará para siempre grabado en la historia colectiva de la ciudad de las murallas.

En aquella fecha un autobús de la mítica marca Hispano Suiza, propiedad de la familia Ferreiro se despeñó en la entonces conocida como Costa do Baño, actualmente Curva da Viña. El conductor que iba al volante del vehículo era Manuel López Arias y a bordo del ómnibus iban unas sesenta personas que se dirigían a la romería que se celebraba en la parroquia lucense de Santa María do Burgo.

Exceso de velocidad

Una de las hipótesis que siempre se han barajado como posible causa del siniestro fue el exceso de velocidad a la que el vehículo, atestado de viajeros, tomó la curva precipitándose posteriormente, desde una altura de doce metros, al patio del balneario. A todo ello se sumaban las nulas condiciones de seguridad en las que eran transportados muchos viajeros, impensables hoy en día. Hay que incidir en este aspecto ya que una gran parte de los mismos viajaban en unos asientos adaptados en la parte superior del automóvil, conocida como pescante. En ella viajaban muchas personas debido a que era mucho más económica. Un total de 14 personas fallecerían como consecuencia del siniestro y otras 40 resultarían heridas de diversa consideración. Tanto los fallecidos como los heridos quedarían esparcidos por un radio de cinco metros.

Una vez más hay que destacar la entrega de los vecinos de la zona en las tareas de auxilio a las víctimas de este fatal percance. Además de los vecinos del barrio de A Ponte, el lugar donde se produjo el accidente, se sumaron a ellos los bañistas que cada año acudían a su puntual cita en el balneario lugués. También se trasladarían al lugar del suceso distintas personalidades de la época, entre ellas el entonces alcalde lucense, José Cobreros de la Barrera, que había sido elegido en la elecciones municipales de mayo, tras una nueva convocatoria que había invalidado a las del 14 de abril. Por su parte, serían movilizados todos los medios sanitarios que se disponían en la época para atender a los heridos. Como curiosidad, cabe destacar que el autocar siniestrado apenas presentaba desperfectos como consecuencia del trágico siniestro.

Luto

La ciudad de Lugo viviría unas intensas jornadas de luto en las fechas posteriores al suceso que tanto la había conmocionado. Los principales edificios de la ciudad presentaban todos ellos crespones negros en señal de duelo. Se suspenderían todo tipo de actividades lúdicas y festivas programadas para aquellos días, entre ellos un concierto de la Banda de Música en la Plaza de la República, hoy denominada Praza Maior.

Pero, el duelo no solo se haría notar en las instituciones oficiales. También se suspenderían verbenas y otros actos previstos para aquellas jornadas estivales, entre ellas la popular «Fiesta de los Chóferes». El día del sepelio de las víctimas cerrarían prácticamente todos los comercios de la vieja urbe romana de Galicia. Hasta cafés, bares y restaurantes cerraron sus puertas en señal de duelo por la mayor tragedia que había vivido la ciudad en muchos años.

El entierro de las víctimas sería uno de los más numerosos y concurridos que se recuerdan en la capital lucense, dándose cita miles de personas que seguirían la comitiva, con los estandartes de las distintas cofradías, hasta el cementerio, que se emplazaban en el mismo lugar donde hoy se levantan unas grandes instalaciones hoteleras. En el transcurso de la ceremonia religiosa una avioneta sobrevolaría la Plaza de Santo Domingo arrojando flores sobre los féretros.

A pesar de la enorme tragedia que sacudió a la ciudad de Lugo, no se tomarían medidas para mejorar las medidas de seguridad en el transporte de viajeros. Los autocares seguirían trasladando personas en el denominado pescante como si nada hubiese sucedido. Si cualquiera de los hechos que se han narrado aquí, desde la mera seguridad de los viajeros hasta la impresionante y fastuosa parafernalia montada con motivo de la ceremonia religiosa oficiada por el alma de los fallecidos, nos resultan poco menos que inauditos, ni que decir tiene que si, por cualquier circunstancia no prevista, se produce hoy en día un accidente similar, ya se estarían tomando las pertinentes medidas y estarían, con razón, los partidos políticos de turno exigiendo las responsabilidades que correspondiese. En aquel entonces todo se saldó con unos oficios religiosos en honor a los que perdieron la vida y hasta la próxima. En algo hemos mejorado.

guenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias