Viola y mata a una anciana de 90 años en Lugo

En los primeros años noventa la provincia de Lugo asistió a algunos hechos que se salían bastante fuera de lo común a lo que estaban acostumbrados en un territorio muy pacífico y tranquilo en los que nunca o casi nunca pasaba nada. Sin embargo, desde el crimen múltiple de Chantada al doble crimen de O Ceao, jamás resuelto, se sucedieron algunos episodios violentos que sobresaltaron a una tierra muy segura que veía como sus extensas y tradicionales áreas rurales habían comenzado un progresivo declive en beneficio de una capital que se estaba convirtiendo en una gran ciudad, dejando atrás ciertos tópicos del pasado.

Así, además del desgraciado suceso del suroeste lucense, se producirían otros acontecimientos sangrientos que dejaron anonadados a los siempre pacíficos y campechanos habitantes de la ciudad de Lugo y su larga y extensa provincia. En Chantada precisamente se volvería a repetir una tragedia que le costaría la vida a dos personas en el año 1990. Mientras, al año siguiente era asesinado el periodista Gerino Núñez. Y cuando todavía no se habían repuesto los lucenses de todos estos episodios violentos, un depravado pederasta le daba muerte a una cría de nueve años en la parroquia de Goiriz, perteneciente al municipio de Vilalba, en el año 1992.

En medio de estos truculentos sucesos, se produciría también un desgraciado hecho en junio de 1990, cuando un hombre de 47 años, Manuel A. López, le daba muerte a una anciana de 90 años, que se encontraba paralítica y encamada. El trágico crimen conmocionaría de sobremanera a la ciudad de Lugo y su provincia, ya que en esta ocasión el agresor se había aprovechado de la indefensión de su víctima, además de dar pruebas evidentes de una absoluta depravación personal. A algunos salvajes les da por violar niñas, a otros indefensas ancianas que se encuentran en estado semiterminal. Los extremos se tocan.

Borracho

Al parecer el hombre era amigo de uno de los sobrinos de Concepción López, la anciana enferma, a quien fue visitar. En ese momento el resto de los inquilinos de la casa, quienes se dedicaban al cuidado de la nonagenaria, se encontraban ausentes a consecuencia de un viaje. Supuestamente Manuel A. López era muy aficionado al alcohol y era habitual que lo consumiese en grandes cantidades. Esa tarde bebió varios litros de vino en el domicilio de la anciana, que terminaría siendo asesinada, hasta embriagarse completamente, circunstancia esta que contribuyó de forma decisiva a que se desinhibiese en el momento de perpetrar la agresión sexual, a consecuencia de la cual terminaría falleciendo la pobre mujer.

Tras encontrarse bajo los efectos del alcohol, Manuel se dirigió hacia la habitación en la que se encontraba Concepción, completamente imposibilitada desde el punto de vista físico. El homicida era un hombre de gran peso, que rondaba tranquilamente los cien kilos o, incluso, más, además de poseer una enorme envergadura. En el transcurso de la agresión sexual que llevó a cabo, le ocasionaría diversas fracturas y lesiones a la anciana, que se encontraba ya en un estado muy delicado de salud. Entre las heridas que les provocó algunas terminarían por dañar de forma irremisible sus ya de por si muy delicadas vértebras y también sus pulmones, circunstancia esta que fueron suficientes para terminar con su vida y que le provocarían la muerte prácticamente de forma instantánea.

El autor del crimen sería detenido días después de cometer su burda agresión. En un primer momento dijo no recordar nada, ya que se encontraba bajo los efectos del alcohol. Posteriormente, negaría los hechos en reiteradas ocasiones, pero las diligencias forenses llevadas a cabo demostrarían que en las sábanas de la cama, así como en la ropa que portaba la infortunada anciana se encontraron restos de sangre que pertenecían al mismo grupo sanguíneo del agresor, lo que constituía una prueba rotunda y concluyente en su contra.

22 años de cárcel

Dos años después de haberse cometido el abominable crimen, se celebraba en la Audiencia Provincial de Lugo la vista contra su autor material. El tribunal tuvo en cuenta la atenuante de alcoholismo que supuestamente padecía Manuel A. López por lo que rebajó sensiblemente la petición del fiscal, quien solicitaba un total de 24 años de prisión. Doce años de cárcel correspondían a la agresión sexual, mientras que los diez restantes se le imponían en concepto de homicidio, ya que el tribunal rebajó la calificación de asesinato a homicidio, aunque la acusación particular mantuvo la tesis del delito doloso. Además, debería indemnizar con ocho millones de pesetas (48.000 euros actuales) a los herederos de Concepción López, que eran los sobrinos con quien ella convivía y que se encargaban de cuidarla.

En el transcurso de la vista, Manuel A. López ofrecería de nuevo una versión distinta a la que había dado en los interrogatorios previos. Ante los magistrados de la Audiencia lucense declararía que cuando se encontraba en el domicilio en que residía la anciana, escuchó gritos procedentes de la habitación en la que ella se encontraba y acudió auxiliarla ante la eventual casualidad de que le hubiese ocurrido algún imprevisto. Al llegar al cuarto de Concepción López, sin saber explicar muy bien el cómo, el agresor dijo que había tropezado y caído sobre ella, lo que unido al delicado estado de salud de la víctima y al sobrepeso del agresor terminarían provocándole la muerte. Sin embargo, los investigadores tenían todos los cabos atados y muy bien atados.

Síguenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

Anuncios

Matan a una mujer para evitar su boda con un deficiente psíquico

A lo largo de la historia siempre ha habido determinados aspectos que han sido considerados tabús por distintas circunstancias o hechos que se encontraban plagados de ancestrales prejuicios históricos. Una de las formas más antiguas de evitar algunas relaciones no deseadas por las familias ha sido el crimen. Muchas personas han sido víctimas de desgraciados hechos delictivos por no agradar a determinadas familias o se ha recurrido a la sangre para dar muerte a determinadas personas por su pertenencia a un determinado grupo social que no gozaba de una buena reputación.

Mediada ya la década de los años sesenta del pasado siglo, cuando comenzaba a declinar el franquismo -cuando menos físicamente-, se produciría un hecho sangriento que además de conmover a la sociedad de la época, causaría el lógico estupor e indignación y también una no menos indisimulada sorpresa entre muchos gallegos de interior de la provincia de Pontevedra al enterarse de que una joven había aparecido asesinada en un camino que une Torreboredo y Nigoi, parroquias pertenecientes al municipio pontevedrés de A Estrada el 11 de diciembre de 1966. La víctima presentaba dos disparos en la cabeza efectuados con una escopeta de caza. El calibre empleado para darle muerte era de 16 milímetros y, a su lado, había un pequeño cántaro utilizado para transportar pequeñas cantidades de leche.

El vecindario de la zona inmediatamente reconoció el cadáver allí hallado, que pertenecía a Albina Mera Fariña, una mujer de 35 años de edad que trabajaba como empleada doméstica en casa de María Purificación Terceiro García desde hacía algún tiempo. La mujer había ido a por leche a un lugar próximo por encargo de su ama.

Enamoramiento

Al parecer, según se deduce de la documentación consultada, la joven había iniciado una relación amorosa con el hijo de Purificación Terceiro, Antonio Pena Terceiro, aspecto este que era de dominio público entre los vecinos de la zona. Sin embargo, este noviazgo no gozaba del agrado de la madre del muchacho, pues padecía algún tipo de retraso psíquico y su madre no lo consideraba apto para formar una familia. Pese a todo, la relación entre ambos jóvenes prosiguió, concertando incluso la fecha de la boda, pero la progenitora del rapaz quería evitarla a toda costa, sin importarle escatimar recursos para impedirlo.

En vista de que no fue capaz de convencer a su hijo y a la muchacha para que desistiesen de su actitud, Purificación Terceiro contrató los servicios de un sicario que le diese muerte a la joven para así evitar una boda y un matrimonio que, según ella, estaba condenado al más mísero de los fracasos. Buscó entre los fornidos hombres del contorno alguno que estuviese dispuesto a realizar su macabro encargo y encontró a uno de ellos que gozaba de una cierta fama de poseer una indudable bravura. Se trataba de José Orrea Ferreiro.

En la jornada del 9 de diciembre de 1966, Purificación y José concertaron una entrevista en casa de la primera. En el transcurso de la misma la mujer le pagó la nada desdeñable cantidad de 100.000 pesetas de la época(600 euros al cambio actual), aunque en aquel entonces con ese dinero se podía adquirir uno de los mejores vehículos del mercado y no eran pocos los salarios que no superaban las mil pesetas mensuales. Con esa más que considerable suma de dinero, José Orrea llevo a efecto su macabro plan, pero algo fallaría, ya que los investigadores tirarían de este hilo para resolver el crimen.

Detención

Pasaría algún tiempo hasta que fue detenido de José Orrea Ferreiro. El clamor popular, que demandaba justicia por un horrendo crimen, señalaba a la familia en la que prestaba sus servicios Albina Mera como inductora del asesinato de su criada, aunque por diversas razones, en un principio, no se atrevieron a detener a la auténtica autora intelectual del crimen. Quizás pesase el hecho de que se tratase de una conocida familia del término municipal de A Estrada, en un tiempo en el que todavía existían las clases.

Al poco tiempo de ser detenido José Orrea Ferreiro, tras las presiones ejercidas por los agentes del Guardia Civil, acabaría por desplomarse y relatar lo que realmente había sucedido en aquellos días previos al invierno de 1966. La posterior detención de Purificación Terceiro causaría una cierta conmoción en el entorno, aunque nadie dudaba ya que ella había inducido a aquel hombre a acabar con la vida de su criada para así poder evitar un matrimonio que para nada era de su agrado.

Al igual que el autor material del crimen, Purificación confesaría los hechos ante los agentes de la Guardia Civil que le interrogaron, señalando el dato que había efectuado los disparos a tan solo tres metros de su víctima. Si bien es cierto, que haría hincapié en que ella pretendía evitar la boda de su hijo con Albina Mera Fariña, porque su vástago sufría un cierto retraso psíquico que, en su opinión, le inhabilitaban para llevar una vida de hombre casado. Añadiría que ella no le mandó a Orrea asesinar a su criada, sino sencillamente darle un buen susto a la criada. Lo que se dice siempre en estos trágicos casos.

Pena de muerte

El juicio por el crimen que le había costado la vida a Albina Mera Fariña se celebró en los primeros días del mes de marzo del año 1968 en medio de una gran expectación, ya que se encontraba abarrotada la sala de vistas de la Audiencia Provincial de Pontevedra. En un principio tanto Purificación como José se responsabilizaron mutuamente del asesinato de la joven, aunque quedaba claro que quien disponía de licencia de armas era el hombre. Por su parte, la inductora del asesinato continuaba alegando que ella jamás le había hablado de darle muerte a su criada, insistiendo en que solo le había comentado el hecho de darle un susto. Además, también negaría que hubiese recompensado con una elevada cantidad de dinero al autor material del crimen, aunque había algunos hechos que así lo atestiguaban, tales como el hecho de que José Orrea cambiase radicalmente de forma de vida en el poco tiempo en el que le duró su exigua fortuna.

Algunos vecinos de la zona también fueron llamados a declarar. Prácticamente todos ellos corroborarían la versión ofrecida por el criminal, que no era otra que Purificación no veía con buenos ojos la relación que mantenía su hijo con Albina y estaba dispuesta a cualquier cosa para evitar la boda, que ya estaba programada.

El crimen que lleva aparejada la recompensa del asesino siempre han estado mucho más castigados que cuando este se hace de forma espontánea o no media el hecho económico de por medio. El autor material de la muerte de Albina Mera sería condenado a la pena capital, además de indemnizar de forma solidaria junto con Purificación Terceiro García con la cantidad de 300.000 pesetas (1.800 euros actuales) a la familia de la víctima. Además, se condenaba a la inductora a la pena de 30 años de reclusión mayor, por entender el tribunal que se trataba de un asesinato con alevosía y premeditación.

Indulto

Durante más de un año la vida de José Orrea Ferreiro pendió de un hilo y los distintos recursos efectuados por su abogado defensor contribuyeron a dilatar el proceso. El Tribunal Supremo confirmó la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Pontevedra con fecha de 22 de noviembre de 1968, tanto para el autor material del crimen como para Purificación Terceiro. Al condenado a la pena capital solamente le quedaba el recurso de gracia del Consejo de ministros.

Por un decreto de 10 de abril de 1969, publicado en Boletín Oficial del Estado del 29 de abril del mismo año, el órgano de Gobierno estatal, en su reunión de 29 de marzo del citado año, decidía conceder la gracia del indulto al asesino de Albina Mera Fariña. La pena conmutada era suplida por otra accesoria de 30 años de prisión mayor.

Síguenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

Un inmigrante ghanés mata a un matrimonio en Ferrol

Inmigrante ghaneses

El año 1999 fue otro de los muchos en los que se prodigó la criminalidad en Galicia y, concretamente, en la comarca de Ferrol y su área metropolitana. El flamante y comercial «Xacobeo» que aquel año se celebraba por todo lo alto no fue suficiente para blanquear los sucesos sangrientos ocurridos en aquel fin de siglo, que se aventuraba incierto.

Un hecho que conmovería profundamente a la sociedad gallega de entonces fue el asesinato de un matrimonio de Ferrol, en el barrio de Tejeras. Ocurría en la noche del 30 al 31 de octubre de 1999, cuando un hijo de los fallecidos, Francisco Javier Pardavila, encontraría sus cadáveres en la vivienda al percatarse que sus padres no respondían a sus constantes llamadas al telefonillo del portal. Según su versión, tuvo que encaramarse al portal interior para poder forzar una ventana y encontrar los cuerpos sin vida de sus padres, Francisco Pardavila Besteiro, de 66 años de edad, y María Victoria Villadóniga Candales, de 61.

El autor de aquellas muertes había sido un ciudadano ghanés de 41 años, afincado en España y antiguo miembro de la legión, que respondía al nombre de Ismael Dan Sampana. Este mismo individuo había sido absuelto de otro crimen, que le había costado la vida a un compatriota suyo en julio del año 1998, en un crimen que quedaría sin resolver debido a la falta de pruebas contundentes para condenarlo, pese a que el fiscal solicitaba para él una pena de 20 años de prisión. Apenas un mes más tarde de haber recobrado la libertad y salir absuelto, le daba muerte a un matrimonio de jubilados en Ferrol. Desde su llegada a España, había pasado más tiempo por las cárceles que en libertad.

Conocido de las víctimas

Ismael Dan Sampana era un conocido de sus víctimas, pues había sido alojado durante algún tiempo en su casa, debido a que mantenía una estrecha relación de amistad con el hijo de estas a quien había conocido en el penal de Teixeiro. Pese a que «Javito» Pardavila no guardaba una buena relación con sus progenitores, estos accedieron a acoger en su domicilio a su amigo al salir de la prisión, puesto que no tenía a donde acudir. Debido a esa amistad, el ciudadano ghanés conocía prácticamente todos los pormenores de aquella vivienda.

Según la tesis que sostenía la juez instructora de este caso, Dan Sampana y «Javito» habrían pactado robar las joyas de la madre de este último, quien nunca se las quitaba de encima por temor a que su hijo se las sustrajese para venderlas, pues tanto él como su novia Montse Gómez, contaban con múltiples antecedentes penales por hechos similares.

En la noche en que se produjo el trágico crimen, el matrimonio asesinado se encontraba ya durmiendo, cuando fueron sorprendidos en su dormitorio por el homicida, quien -al percatarse de que habían despertado- les propinó una brutal paliza, sin apenas poder defenderse, pese a que el tribunal que juzgó el caso estimó que si había habido una mínima defensa y no había existido alevosía por parte del agresor. Como consecuencia de los golpes recibidos el matrimonio, ya sexagenarios, acabarían falleciendo, siendo encontrados por su hijo, quien también sería procesado por este suceso, aunque no resultaría condenado.

Al día siguiente de producirse el terrible crimen, Ismael Dan Sampana sería detenido por la policía, quien, además, hallaría en su poder las joyas que había arrebatado a la Victoria Villadóniga. De la misma forma, los agentes encargados de la investigación encontrarían restos de sangre y ADN en sus ropas, que posteriormente resultarían claves para la resolución del caso. Al parecer, en la jornada del día de autos, el ciudadano africano habría abandonado la vivienda en que lo cobijaron a la una de la tarde y en la que había pernoctado durante una semana.

40 años de cárcel

Ismael Dan Sampana sería condenado a una pena de 40 años de cárcel, acusado de dos delitos de homicidio y uno de robo en el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de A Coruña en mayo del año 2003. El tribunal entendió que se trataba de homicidio y no de asesinato, ya que sostenía que en el ataque a las víctimas no hubo alevosía porque los fallecidos dormían mientras el ciudadano ghanés les robaba y solamente cuando estos despertaron decidió acabar con sus vidas. Igualmente apreciaba que había habido algunos intentos de defensa por parte de las víctimas, que consideraba débiles, pero reales.

Síguenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

Asesina a una joven pareja y se suicida en O Bolo (Ourense)

Panorámica del territorio donde se produjo la gran tragedia

Viajar a la Galicia de hace más de un siglo supone inmiscuirse en un mundo que sino era tenebroso al menos representaba un cierto oscurantismo. Era aquella tierra un territorio eminentemente rural, escasamente conocido, con sobreabundancia de población en las vastas parroquias y aldeas, que comenzaban a ver en la emigración a tierras americanas una salida a las muchas carencias que padecían en aquel incomunicado y lúgubre mundo en el que les había tocado nacer y que parecía renegar de sus propios hijos a los que condenaba con una forzada marcha de la miseria en la que se sumía.

Abundaban los mitos y las leyendas en un país muy atrasado en el que sobrevivir era poco menos que un reto cotidiano. Sin embargo, no eran solo las historias de meigas y trasnos algunas de las muchas fábulas que se narraban y transmitían oralmente de unas generaciones a otras, con la correspondiente deformación que de ello se derivaba, dando lugar a historias que poco o nada tenían que ver con la original, si es que esta se había producido. Se legaban también viejas rencillas, rencores jamás superados y hasta unas cierta rivalidades entre distintos clanes, ya fuesen familiares o de pertenencia a un determinado grupo geográfico, que provocarían alguna que otra tragedia, que todavía se recuerda -como si de una leyenda se tratase- en el lugar en el que acontecieron.

Uno de esos trágicos y terribles episodios que contribuyeron a crear una falsa leyenda negra de la Galicia de la época sucedió en la parroquia orensana de Xava, perteneciente al municipio de O Bolo, cuando se produjo un desgraciado suceso que acabaría costando la vida a tres personas de forma muy dramática y, si se quiere, hasta dantesca y espeluznante, que conmovería especialmente a la comarca de Valdeorras, en la que sucedieron los hechos. En la jornada del 10 de agosto de 1913 algunos vecinos de los muchos que todavía poblaban la zona cuando vivía en un esplendor demográfico que nada tiene que ver con la actualidad, se vieron funestamente asombrados al contemplar los cadáveres de tres personas, dos hombres y una mujer muy jóvenes, que yacían en un pequeño descampado con claras señales de haber sufrido una muerte violenta, en medio de impresiones charcos de sangre. Es más, diríase que muy violenta, como se demostraría más tarde.

En un principio el suceso fue seguido de cierto misterio y hermetismo por la gran estupefacción que causó en aquel pacífico y hasta agradable contorno en el que todos o casi todos se conocían, pues se desconocía como realmente habían acontecido los sangrientos acontecimientos y se barajó incluso la posibilidad de que una cuarta persona pudiese haber intervenido en los mismos. En aquellas fechas se había celebrado una concurrida romería en la parroquia de Xava, que actualmente cuenta con apenas 40 habitantes, en la que se habían dado cita jóvenes y no tan jóvenes de todo el entorno, por lo que en un primer momento se barajó la hipótesis de que aquellas horribles muertes fuesen provocadas a consecuencia de alguna reyerta y que los autores se hubiesen dado a la fuga. Sin embargo, pronto comenzarían a atarse cabos y desenredar aquella enmarañada madeja.

Celos y rivalidades

En la concurrida fiesta celebrada en la referida localidad de Xava se presentó una apuesta joven de una acreditada familia de la vecina parroquia de Valdanta, distante apenas un kilómetro, que respondía al nombre de Dolores García en compañía de un muchacho, convecino suyo, cuyo nombre era el de Andrés Pérez, con quien al parecer había iniciado una relación recientemente tras romper con su antiguo novio, un individuo llamado Tiberio Carracedo, de edad similar a la pareja y que nunca fue capaz de superar el drama que para el representó la pérdida de la mujer con la que se había obsesionado hasta extremos enfermizos.

En el transcurso de la romería, además de gozar de la fiesta en si, los jóvenes bebieron alcohol a lo largo de todo el día e hicieron algunos desafíos unos a otros, en un tiempo en el que era muy habitual que la mayoría de ellos portasen sus respectivas navajas, que representaba falsamente para muchos una señal de autoridad y respeto. De la misma forma, también era muy habitual que las exhibiesen en público retándose unos a otros aunque nunca o prácticamente nunca llegaba la sangre al río. En la fiesta comenzaron ya los enfrentamientos entre Tiberio, que se sentía despechado, y su rival, Andrés, que era quien cortejaba a la apuesta moza que le había dado calabazas. Pese a todo, nada hacía suponer que se iba a producir una gran tragedia como ocurriría horas más tarde.

Tiberio Carracedo jamás fue capaz de asimilar la pérdida de su antigua amada, Dolores García, por lo que decidió acudir a la fiesta bien pertrechado, armado hasta los dientes, ya que además de la habitual navaja portaba también una pistola, un hecho que no era tan habitual, pues las armas de fuego no abundaban en el mundo rural gallego. Concluida la romería, y quizás presa del excesivo consumo de alcohol, acosó a la joven pareja hasta extremos casi inauditos, llegando incluso a intercambiarse repetidos golpes entre los dos contendientes, Tiberio y Andrés. puesto que sus cuerpos presentaban también varios hematomas, según se desprendería de las respectivas autopsias. Desgraciadamente, lo peor todavía estaba por venir.

A lo largo de un camino que separaba el lugar de la romería y en el que fueron encontrados los cadáveres prosiguió el enfrentamiento entre los dos mozos, que tendría su punto culminante en un lugar apartado de las casas en el que, al parecer, tras un pequeño descuido de Andrés Pérez, Tiberio Carracedo lo acometió propinándole una primera puñalada en el abdomen, que le ocasionaría una gran hemorragia. Al ver a su rival ya en el suelo, prosiguió con una sarta de puñaladas en su indefenso enemigo, algunas de los cuales le atravesarían diversos órganos vitales que terminarían por ocasionarle la muerte.

Posteriormente, una vez que se quedó desvalida su antigua novia, al carecer de quien la defendiese, Tiberio Carracedo no dudó en hacer lo mismo con ella, dándoles hasta cinco puñaladas mortales de necesidad, alguna de ellas le atravesaría el corazón y también los pulmones, siendo encontrada la joven pareja en un impresionante charco de sangre y presentando a su vez un aspecto mucho más que aterrador.

Suicidio

Una vez concluido con su macabro plan, consciente tal vez de que una vez descubierto le aguardase la muerte en garrote vil o ya sintiendo que no tenía nada que perder -además del gran estigma social que le acarrearía tan terrible y abominable crimen- Tiberio Carracedo empuñó su arma de fuego y se disparó directamente en una sien, haciendo estallar sus vísceras cerebrales y convirtiéndose así en la tercera víctima de una tragedia que había comenzado con lo que prometía ser un divertido y agradable día de fiesta y que marcaría durante mucho tiempo a toda la comarca de Valdeorras.

Cuentan algunas crónicas de la época que en el entierro de la joven pareja se dieron cita varios centenares de personas de las muchas que en aquel entonces poblaban la localidad de O Bolo, que se aproximaba a las 7.000 almas en aquel entonces, mientras que ahora no alcanza el millar de habitantes y gran parte de sus parroquias y aldeas apenas supera el medio centenar de censados, tal es el caso de Valdanta y Xava, lugares en los que se produjo este trágico suceso.

Tampoco ahorran los medios de comunicación sus reproches contra el asesino, quien, al haberse suicidado, no tenía en aquel entonces derecho a ser enterrado en terreno sagrado en el cementerio, por lo que sus restos mortales fueron a reposar con los desposeídos del paraíso terrenal en un lugar que se reservaba a suicidas, ateos, masones y otras personas que no eran gratas a la moral cristiana, tal y como rezaba la férrea doctrina de la Iglesia Católica. Por contra, en su despedida tan solo se dieron cita sus familiares y algunas personas allegadas, lo que constituía la más clara señal de repulsa y desprecio en un tiempo y una época en la que el honor venía determinado por una hipócrita moral, que rara vez atendía a explicaciones racionales y que era, sin lugar a dudas, la principal base de reputación y decoro.

Síguenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias



Un niño gallego asesinado por un pederasta en Londres

Diego Piñeiro, el niño asesinado en Londres

No cabe duda alguna que la emigración gallega dejó una fecunda huella allí donde puso sus pies. Quizás fuese una de las diásporas que más ha sabido conservar sus ancestrales costumbres y reivindicar así su presencia tan lejos de su bonsái Atlántico. Sin embargo, también sufrió algunos lamentables episodios, que resonarían con fuerza en Galicia, provocando que quienes residían en la metrópoli alzasen su voz contra esos actos que, en algunas ocasiones, ocasionaron la muerte de algunas personas que se habían ido a ganar dignamente el pan con el sudor de su frente.

Ninguna muerte violenta nos deja indiferente, pero cuando las víctimas son niños -y no son pocas veces lo que esto sucede- parece que se nos encoje el corazón y somos presas de un particular quemazón, al que no encontramos explicación alguna. Así ocurrió un domingo del mes de mayo del año 2000, concretamente el día 7 de la mencionada treintena, cuando un pederasta le daba muerte a un niño de doce años, Diego Piñeiro, con quien se encontraba febrilmente obsesionado. Desde hacía tiempo la criatura estaba siendo perseguida por un hombre de 52 años, Edward Alexander Crowley, que no dejaba literalmente en paz al pequeño.

A última hora de la tarde de aquel trágico y fatídico domingo de primavera, el individuo que lo perseguía blandió un puñal ante el pequeño cuando iba en compañía de su hermano de quince años y, casi sin mediar palabra, comenzó su orgía de sangre, propinando varias puñaladas, mortales de necesidad, al niño. A pesar de la rápida intervención de otros transeúntes, estos no consiguieron detener a tiempo las garras asesinas del consumado pederasta, quien ya había pasado algún tiempo en prisión como consecuencia de su depravada actitud.

Acoso

Antes de producirse el desgarrador suceso, que consternaría tanto a la comunidad gallega de la capital británica como a la propia Galicia metropolitana, los episodios de acoso que sufría Diego Piñeiro por parte de quien acabaría convertirse en su verdugo eran constantes. Así se deduce de las denuncias previas presentadas por el centro educativo en el que se encontraba escolarizado el pequeño. En cierta ocasión, la criatura había entrado en el colegio a toda prisa en compañía de otro alumno del mismo centro, manifestando que estaba siendo perseguido por un hombre de una cierta madurez física. Sin embargo, la policía londinense hizo oídos sordos a las acusaciones realizadas por el centro de enseñanza en el que estudiaba el muchacho gallego.

El acosador y agresor de Diego no se cortaba lo más mínimo a la hora de atemorizar al crío, incluso efectuando algunas pintadas en las instalaciones de su centro escolar en las que se podía leer, entre otras cosas, «mi querido hombre latino» o «mi amor». Estos hechos, junto a la circunstancia de que lo persiguiese incluso en la parada del autobús, provocarían el lógico desasosiego tanto del pequeño como de la comunidad educativa. Por si fuese poco, en cierta ocasión Edward Alexander Crowley se presentó en el colegio del chico para recogerle a la salida de clase como si se tratase de su padre.

El 2 de noviembre de 1999 el pederasta persiguió incluso al niño en el parque en el que jugaba, en el que incluso colgaba notas referidas al crío en las que no dudaba en expresarle sus asquerosos y ruines sentimientos. Ante la constante persecución de la que estaba siendo objeto, la policía metropolitana decidió proveer al pequeño de un teléfono móvil para que pudiese realizar llamadas de auxilio, aunque esta medida, además de insuficiente, resultó ser completamente ineficaz.

La madre, que en el momento del asesinato de Diego Piñeiro se encontraba en Galicia, se desplazó inmediatamente a la capital británica, pero debió ser ingresada en un centro sanitario a consecuencia de una gran crisis de ansiedad. La progenitora acusó a la policía inglesa de subestimar las denuncias que se habían practicado hasta aquel momento por la actitud de un peligroso y nausebundo sujeto que terminaría convirtiéndose en verdugo de un niño de tan solo doce años.

La prensa británica, incluso los tabloides más amarillos y sensacionalistas, no dudaron en calificar de tragedia la muerte del pequeño gallego, al producirse a plena luz del día en pleno centro de la capital londinense y en una zona muy concurrida, además de conocerse por parte de las autoridades los antecedentes que pesaban sobre el agresor y de la actitud canallescamente hostil que había manifestado en reiteradas ocasiones contra el niño.

Una semana más tarde de su muerte, Diego Piñeiro recibiría sepultura en la localidad gallega de Pontedeume, de donde eran originarios sus padres. El progenitor residía en Betanzos, mientras que el niño vivía en Londres en compañía de su madre y su segundo marido.

Cadena perpetua

El asesino del niño gallego, Edward Alexander Crowley, sería condenado a reclusión perpetua en el transcurso de una vista desarrollada ante el Tribunal Supremo de Londres. El juez encargado de dirimir el infanticidio, Neil Denison impuso la máxima pena que contemplaba el código penal británico al declararse el pederasta como autor del brutal crimen.

El mismo juez había ordenado someter al acusado a unas pruebas médicas en las que se diagnosticó que Crowley padecía un cierto grado de esquizofrenia paranoide aguda, si bien el pederasta facultó a su abogado defensor para que este realizara los trámites oportunos para no cumplir su pena en un centro de internamiento psiquiátrico.

El criminal manifestó a su letrado también que nunca llegó a mantener contacto sexual alguno con su víctima, pero que no pudo evitar ser rechazado por Diego, motivo este que le provocó un gran desasosiego al no poder aceptar ser rechazado por la criatura. A consecuencia de este lógico rechazo, emprendió su brutal agresión en la que también resultaría herido de cierta consideración su hermano Roberto.

Síguenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

Mata a un vecino por impedirle pasar por su finca

Parroquia de Torbeo, Lugo, donde ocurrió el crimen

En la década de los sesenta del pasado siglo todavía no había comenzado la espectacular regresión demográfica del mundo rural gallego. Estaba en ciernes. Seguía siendo un territorio atávico y costumbrista, pero muy poco conocido tal como lo demuestran las pocas crónicas que en torno al el mismo se hacían. Era dibujado por la prensa estatal poco menos que una zona inhóspita, aunque distase bastante de esto último. Rara vez era reflejada con realismo y rigor. Las más de las veces se hacía con desprecio y no exenta de un falso aire de superioridad y paternalismo por quien hacía esas infantiles y vulgares crónicas.

Sus lugareños, todos ellos muy campechanos y con aire bonachón, permanecían ajenos a lo que se escribía en periódicos de Madrid y Barcelona. Era algo que no les preocupaba lo más mínimo. Su vida transcurría en medio de una pasmosa rutina, que tan solo se veía alterada en los meses estivales cuando celebraban sus fiestas patronales o bien cuando venían los miles de emigrantes que se habían trasladado hasta distintos países de Europa. En América solo quedaba Venezuela.

A pesar de ese ambiente rutinario y tranquilo a veces sucedían algunos acontecimientos que les hacían saltar de una forma espontánea y abrupta a las primeras páginas de los distintos rotativos, tanto de tirada regional como nacional. Entonces, muchas pequeñas localidades perdían, aunque solo fuera en el transcurso de unas horas, ese feliz anonimato en el que discurría una placentera y apacible vida, pese a las burlas que se pudiesen hacer en algún que otro medio de comunicación escasamente informado de lo que sucedía en Galicia.

Uno de esos hechos ocurriría en un pequeño lugar de la parroquia de Torbeo, perteneciente al municipio lucense de Ribas de Sil el día 25 de junio de 1968. Nunca se supo muy bien como habían ocurrido los hechos en la pequeña localidad de Cortes, que hoy en día cuenta con tan solo tres habitantes, mientras que el término municipal ya baja del millar, aunque en aquel entonces tenía censadas algo más de 2.500 personas.

Discusión

Al parecer, el suceso, que le costaría la vida a Juan González Freijo, de 75 años de edad, comenzó al atardecer de aquel día estival de 1968, en un tiempo en el que todavía estaba muy presente el mayo francés de aquel mítico año, cuando este reprochó a un vecino suyo el hecho de pasar con el caballo que montaba por una finca de su propiedad, pues entendía, que además de no tener derecho de posesión -figura controvertida en el derecho consuetudinario gallego- le destrozaba los cultivos que había cosechado.

Molesto por la actitud de Juan González, su vecino Eduardo Vázquez Losada, de 77 años de edad, descendió de su equino para «aclarar» las cosas con el dueño de la propiedad. Al parecer, según testificó en el juicio que se celebró en su contra en la Audiencia Provincial de Lugo, este último manifestó que la víctima le había insultado, además de ofenderle con distintos improperios. Llegado el momento, ambos se enzarzarían en una pelea cuerpo a cuerpo en el transcurso de la cual Eduardo sacó de su bolsillo una navaja de grandes dimensiones, muy propias en los hombres del rural gallego de la época, con la que asestó distintas puñaladas a Juan González Freijo.

Consciente de la gravedad que habían adquirido los acontecimientos, el agresor puso en conocimiento del vecindario el suceso del que acababa de ser protagonista e informó de las lesiones que le había inferido a su vecino, con quien al parecer no mantenía muy buenas relaciones. Inmediatamente sería trasladado al Hospital de Monforte de Lemos, con heridas muy graves, donde los médicos nada pudieron hacer por salvarle la vida, falleciendo a las dos horas de haber ingresado en el centro sanitario.

Ocho años de cárcel

En octubre de 1968 se celebró el juicio contra Eduardo Vázquez Losada en la Audiencia Provincial de la capital lucense. La autoridad judicial tuvo en cuenta el arrepentimiento espontáneo del agresor, así como el hecho de que hubiese avisado al vecindario de lo sucedido. Finalmente, sería condenado a la pena de ocho años de reclusión mayor y a indemnizar a los herederos de la víctima con la cantidad de 100.000 pesetas (600 euros actuales). El autor del crimen saldría de prisión al cumplir algo menos de la mitad de la condena, ya que se tuvo en cuenta la elevada edad con la que contaba, 77 años, hace ya más de medio siglo, unos dígitos que no alcanzaba todo el mundo en aquel entonces.

Con este suceso, saldría una vez más el viejo, difuso y falso mito de la mal llamada Galicia profunda, así como una de las causas por las que era más común que en la época ocurriesen desgraciados sucesos como este. Una gran parte de estos acontecimientos sangrientos obedecían a un orgullo personal mal entendido o a viejos rencores que saltaban en el momento menos esperado por otros hechos que habían ocurrido en el pasado.

Los diarios de Madrid y Barcelona se encargaban de hacer carnaza con los muy pocos sucesos de estas características que ocurrían en el mundo rural gallego, presentándolo poco menos que si fuese un territorio comanche. Sin embargo, Galicia jamás fue el este americano y si el punto más occidental del Finisterrae conocido, que nada tenía que ver con aquellas estrambóticas crónicas que se reflejaban sobre un amarillento y crudo papel que tiznaba las manos con su espesa y tóxica tinta negra.

Síguenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

Asesina al amante de su esposa en Santiago de Compostela

La Transición democrática, con sus idas y venidas, fue sin lugar a dudas muy pacífica y ejemplar, principalmente en Galicia. En aquel año 1977, el primero de la democracia, se sucedían las manifestaciones a lo largo y ancho del país gallegos reclamando un estatuto de autonomía, que había sido abruptamente interrumpido a consecuencia de la Guerra Civil. Pese a que todavía era un territorio eminentemente rural, había una juventud que tomaba a tomar conciencia de país y que ya no quería tener un pasado tan turbio como el que habían sufrido sus ancestros, emigrando en un primer momento a América y, muy recientemente en aquel entonces, a los países de la pujante Europa.

Pese a existir un cierto grado de desarrollo humano del que se había carecido en el pasado, Galicia sigue siendo una tierra infelizmente atrasada. Se transitaba por los mismos caminos y corredoiras que había un siglo. Solamente existía un tramo de autovía, que era la conocido como «Autopista del Atlántico», que se localizaba en las Rías Baixas. El resto del territorio seguía transitando por aquellos interminables y pedregosos caminos que parecían condenar eternamente sobre su peregrinar al tradicional carro del país tirado por una yunta de vacas que, junto a aquellas entrañables mujeres que ataban un pano a su cabeza, continuaba siendo el icono de un país que se resistía a progresar.

Aunque era un territorio eminentemente conservador tanto en el fondo como en las formas, a veces sucedían algunos episodios que en nada se correspondían con esa forma de ser. O, mejor dicho, si se correspondían eran duramente censuradas cuando no reprimidas. Así le sucedería a un taxista compostelano, Manuel Galán Durán, de 50 años, que sería víctima de lo que entonces se denominaba «crimen pasional» al ser asesinado por Justo López Méndez, un antiguo miembro de la Legión, en la tarde del 24 de octubre de 1977, cuando se encontraba haciendo labores de carpintería en los bajos de una vivienda de su propiedad en el área rural compostelano, momento en el que fue sorprendido por su agresor.

Con una garlopa

Entre el vecindario y amigos de Justo López era casi un clamor que su esposa, Rosa Prado, mantenía relaciones con un conocido taxista compostelano. La mujer, de 36 años, era 30 años más joven que su marido, quien ya contaba con 66 en el momento de producirse el trágico suceso. Se habían casado hacía unos 20 años por aquel entonces, cuando la mujer era todavía una adolescente, en tanto que su marido era ya un hombre de una cierta edad. El matrimonio tenía dos hijos. La paternidad de uno de sus vástagos era atribuida a Manuel Galán, el taxista con quien supuestamente mantenía unas indiscretas relaciones Rosa Prado.

El agresor, que era de suponer que fuese un hombre fornido por su pasado en el temeroso cuerpo de la Legión, conocía de forma pormenorizada todos los detalles de la vida de su víctima. Un buen día, por la tarde, se dirigió al lugar en el que se encontraba trabajando el taxista, sorprendiéndolo de forma traicionera sin que su víctima pudiese defenderse del inesperado ataque utilizando para ello una garlopa que el taxista tenía en su bajo, con la cual golpearía a Manuel en la cabeza, dejándole momentáneamente sin sentido. Además, Justo López se había provisto a su vez de un cuchillo de monte de grandes dimensiones, con el que le asestaría tres certeras puñaladas que serían suficientes para terminar con la vida del presunto amante de su esposa.

Ante el barullo que se había montado y que alertó al vecindario, los residentes en las viviendas próximas se presentaron en el local que disponía el taxista para hacer algunos trabajos manuales. Al percatarse del trágico suceso que había acontecido, llamaron a las asistencias sanitarias para que socorriesen a ambos hombres, pues el antiguo legionario también presentaba algunas heridas. Sin embargo, nada pudieron hacer los sanitarios por salvar la vida de Manuel Galán, quien ingresaría ya cadáver en el antiguo Hospital Xeral de Galicia, mientras que su agresor, que presentaba algunas heridas, fue atendido en el aludido centro hospitalario.

Condena

Unos meses más tarde se celebró el juicio por un crimen que había conmovido circunstancialmente a todo el área de Compostela. Al autor confeso del crimen, Justo López se le tuvieron en cuenta las atenuantes de enajenación mental transitoria incompleta, motivada por los celos que experimentaba hacia su víctima. Justo López sería condenado por homicidio a diez años de cárcel, así como a satisfacer una cuantiosa indemnización de algo más de un millón de pesetas a la esposa e hijos de Manuel Galán, quien, en el momento de producirse el trágico suceso que le costó la vida, se encontraba casado y mantenía una relación paralela a la que mantenía con la mujer del antiguo legionario.

guenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

 

El asesinato del periodista Gerino Núñez

Gerino Núñez, periodista de El Progreso asesinado en el año 1991

Reconozco, y no me importa decirlo, que hay artículos en los que se me pone la piel de gallina al escribirlos. Este es uno de ellos. No es común que utilice la primera persona en la redacción de mis textos. Hoy será una excepción. El motivo no es otro que el conocimiento personal de la víctima, quien, por encima de todo, además de ser un profesional como la copa de un pino, tal y como estamos acostumbrados a decir en el argot periodístico, era todo un caballero. Una persona noble y cabal de las que nunca ha habido muchas.

Conocí a Gerino Núñez en el verano del año 1987. En aquel entonces contaba yo con apenas 19 años y cursaba estudios de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. El verano era época obligada para hacer prácticas con la finalidad de ir entrando en contacto con los diferentes medios de comunicación. Y que mejor que en el periódico de tu tierra, El Progreso. El periodista viveirense era de esas personas que no pasan desapercibidas, pese a su discreción. Hacía gala de una filosofía y una sana retranca llena de buen humor que ayudaban a sobrellevar cada jornada de la mejor manera posible. Años más tarde también seríamos compañeros en la redacción del mismo diario. Me refería antes a su retranca y transcribo aquí una anécdota, ocurrida en septiembre del año 1990. Un sábado a la noche le comunicaba, por teléfono, el fallecimiento en un accidente laboral de un joven vilalbés mientras hacía un pozo en su casa. Le dije que el infortunado era hijo único y que no tenía más hermanos. Antonio -contestó un siempre risueño Gerino- los hijos únicos acostumbran a no tener hermanos.

En la mañana de aquel 16 de julio de 1991, mientras gozaba de mis vacaciones estivales ya que desde hacía unos meses desarrollaba mi labor profesional en la Agencia EFE en su redacción central de Madrid, me sorprendió una noticia a través de Radio 4, emisora desaparecida perteneciente a Radio Nacional de España, en la que se informaba de que en la tarde noche del día anterior había sido localizado el cuerpo sin vida de Gerino Núñez, en su vivienda de la luguesa rúa Ourense. Se afirmaba ya, con total rotundidad, que el periodista había sido asesinado y que las fuerzas de seguridad estrechaban el cerco al presunto criminal. Esto último, por desgracia, distaba mucho de ser cierto.

Quienes tuvimos la suerte de tratarlo personalmente, sabíamos que Gerino Núñez era un hombre noble y cumplidor. Además era madrugador, siendo siempre el primer profesional que llegaba todas las mañanas a la redacción del rotativo lucense. Sin embargo, la mañana del 15 de julio de 1991, fecha en que fue asesinado, el periodista viveirense se demoraba demasiado. De hecho, el resto de compañeros se alarmó al percatarse de su inusual ausencia, sospechando que quizás algún contratiempo de última hora le impidiese acercarse a la redacción del diario en el que trabajaba.

En una bañera

El cuerpo de Gerino Núñez, de 59 años de edad, fue hallado por sus familiares, en torno a las ocho de la tarde de aquel trágico 15 de julio, en una bañera del piso de su propiedad con evidentes signos de violencia. Se suponía que el agresor debía ser una persona con una envergadura muy superior a la del infortunado periodista, quien no era un hombre de gran corpulencia. Al parecer, su muerte había sido por estrangulamiento. Su agresor le había taponado la boca, nariz y oídos, además de dejar el cuerpo semidesnudo y con las manos atadas a la espalda. Se encontraron algunas gotas de sangre en el suelo del piso, probablemente debidas al forcejeo que ambos mantuvieron en el instante en el que se produjo la mortal agresión.

Tras encontrar el cadáver del periodista, el horror y la estupefacción se apoderó tanto de sus compañeros de su trabajo como de una ciudad, Lugo, que siempre ha tenido fama de ser un lugar tranquilo y apacible, de los que nunca pasa nada, y en el que sus ciudadanos gozan de una más que razonable calidad de vida. Al día siguiente, una imagen de Gerino Núñez, ilustraría la primera página del rotativo en que prestaba sus servicios, bajo el sencillo titular de «Gerino Núñez, asesinado». No se necesitaba mucho más.

Antes de que llegase la policía al lugar de autos, hubo un hecho que llamó especialmente la atención de los investigadores. Este no fue otro que su familia, convivía con una sobrina y sus dos hijos, había adecentado la casa y retirado el cuerpo de Gerino Núñez de la bañera. Se le realizarían dos autopsias. La primera no arrojó datos concretos, en tanto que de la segunda se había extraído la firme conclusión de que había fallecido por estrangulamiento.

En cuanto a su presunto asesino se señalaba en aquel entonces que era alguien que lo conocía, además de haber efectuado un ritual en torno al crimen, pues los cajones de las diferentes estancias aparecieron revueltos y algunos objetos colocados sobre la cama con de forma geométrica con la que el autor de la muerte del periodista pretendía indicar algo a los investigadores. A ello se sumaba el hecho que había aparecido una de sus fotos tachada con una cruz en la otra casa que el periodista asesinado tenía en Lugo. Además, en esta última se percibió olor a gas y se encontró un pequeño artefacto explosivo que el mismo autor del asesinato había fabricado, aunque no llegaría a estallar.

Hipótesis sobre el asesinato

En un principio se barajaron varias hipótesis en torno al móvil del crimen que le había costado la vida al redactor de sucesos de El Progreso. En un principio, y como no podía ser de otra manera, se sospechó que su muerte podría estar directamente relacionada con el ejercicio de su tarea profesional. Sin embargo, muy pronto se desecharía esta posibilidad, ya que el periodista en ese momento no se encontraba realizando ninguna tarea en torno a la cual pudiese sentirse amenazado. O, al menos, eso se creía.

Se llevaron a cabo diversas detenciones de algunos individuos que pudiesen guardar alguna relación con el crimen que le había costado la vida al redactor de sucesos del diario lucense. Sin embargo, ninguna de ellas ofrecía resultados. Comenzó a especularse mucho acerca de quien o quienes podrían estar relacionados con la muerte de Gerino Núñez, llegando a elaborarse casi una teoría de la conspiración sobre su asesinato, aunque no dejaban de ser infundadas suposiciones fruto de muchas elucubraciones que poco o nada tenían que ver con los hechos.

Había un aspecto que llamaba profundamente la atención de los investigadores en torno al caso. Este no era otro que el comentario que había realizado el periodista los días anteriores a su óbito a una monja del convento de Valdeflores, en su Viveiro natal, en la que le decía a una monja que rezase por él, pues estaba metido en problemas muy gordos. Nunca se supo a que obedecía este comentario del desaparecido informador.

A lo largo de aquellos primeros tiempos, concretamente ocho meses después de su muerte, hubo otro hecho que no pasaría desapercibido y es que su familia cambiaría el cuerpo de Gerino Núñez de nicho, que había sido enterrado en el cementerio viveirense. Al tener conocimiento del hecho, las autoridades judiciales abrieron una investigación. Sin embargo, creyeron en la buena fe de su familia quien declararía que era voluntad del periodista desaparecido descansar en la misma sepultura que sus padres.

Pasaron bastantes años y nada se sabía quien podría haber sido el autor de la muerte del periodista mariñano. Hasta el punto que unos años mas tarde, en mayo del año 1994, el juez encargado del caso José Antonio Varela Agrelo decretaba el archivo provisional de la causa. Ello no implicaba obligatoriamente dar carpetazo al asunto, aunque si que entraba en punto puerto. El magistrado tendría que salir al paso de los rumores populares que llegaban a indicar que si se sabía quien estaba detrás del asesinato de Gerino Núñez, probablemente se montaría un gran escándalo en una ciudad tan tradicional como Lugo. De hecho, incluso se llegó a mencionar el nombre de una destacada personalidad de la época ya fallecida.

Detención de Vilarchao

Cuando casi todo el mundo había perdido las esperanzas de que se esclareciese el asesinato del periodista de Viveiro, en noviembre de 1995 era detenido en Gijón Emilio Pérez Vilarchao, un conocido delincuente al que la policía calificaba como un peligroso psicópata y depredador. Su detención se produjo a raíz del triple crimen que había perpetrado en la ciudad asturiana en el que había asesinado a otras tres personas en un ajuste de cuentas por tráfico de estupefacientes. En su poder fueron hallados dos relojes que habían pertenecido al informador muerto, que luego el declararía que se los había adquirido a un perista. A sus tres últimas víctimas las había torturado antes de darles muerte. Las mismas serían encontradas por terceras personas a raíz del hedor que desprendían en septiembre del año en que fue detenido, pues se encontraban ya en un avanzado estado de descomposición.

En su declaración ante la policía, Vilarchao, que era un viejo conocido de la policía, testificaría que había dado muerte a Gerino Núñez por encargo de un preso a quien conoció en el penal lucense de Bonxe. Sin embargo, el asesino desmentiría en distintas ocasiones su versión, llegando incluso a negarla una vez que hubo abandonado definitivamente la cárcel. Al igual que hasta llegó al extremo de negar que había dado muerte al periodista viveirense.

Emilio Pérez Vilarchao, que pasó más de la mitad de su vida entre rejas, sería condenado por la Audiencia Provincial de Lugo a 20 años de prisión por el asesinato de Gerino Núñez. A ello se sumaba los 85 que le había impuesto la Audiencia asturiana por el triple crimen de Gijón. Sin embargo, conseguiría que se le refundiesen ambas condenas, obteniendo la libertad provisional en el año 2012, al beneficiarse de la anulación de la «Doctrina Parot».

El asesino confeso de Gerino Núñez volvería a caer de nuevo en las redes de la delincuencia en los años 2014 y 2016, acusado en ambas ocasiones de robo. En la primera se había apropiado del perro de un conocido, en tanto que en la segunda regresaría a la cárcel tras robar herramientas en una empresa de construcción. Su historial delictivo no ha cesado nunca de crecer.

guenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

 

Muerto por un cazador en Compostela

Retrotraerse a la Galicia de la década de los años cincuenta del pasado siglo es inmiscuirse en otro país radicalmente distinto al actual, que, en apariencia, apenas guarda relación con el actual. Además de ser una tierra muy atrasada y pobre, todavía pervivían viejas prejuicios a lo largo de su más que basto rural en el que era muy común la posesión de armas de fuego, principalmente las viejas escopetas de caza, que muchas veces las cargaba el diablo.

Así ocurrió en el atardecer del 27 de noviembre de 1955 en el que un grupo de hombres, mayoritariamente jóvenes, se encontraban en el interior de una vieja y desvencijada taberna situada en Os Vilares, el área rural compostelana. En un principio los mozos allí congregados charlaban animadamente sobre distintas cosas, entre ellas se supone que la dura y prolonga Posguerra que parecía no querer terminar nunca. Los rapaces allí congregados eran Ramón Rosende Mata, de 23 años de edad, y Luis Fernández Botana, de 21, además del padre del primero. A ellos se uniría Jaime Rosende Miguez, un hombre ya maduro de 40 años.

Quizás con el calor que siempre representa la ingesta de bebidas alcohólicas, unido a las viejas rencilla que solían ser muy comunes en los ancestrales entornos rurales gallegos, Jaime Rosende reclamó una deuda de 450 pesetas al padre de Ramón Rosende en concepto de los salarios que se suponía le adeudaba. Tal reclamación no sentó nada bien a su hijo, quien en ese instante increpó al reclamante, iniciándose una ácida discusión entre ambos que proseguiría en el exterior del establecimiento.

A pedradas

Fuera del local, los protagonistas de la trifulca iniciaron la retirada a sus respectivas viviendas, no sin dejar de insultarse e increparse mutuamente hasta el extremo que Ramón Rosende y Luis Fernández Botana llegaron a hacer uso de piedras que encontraron en el camino con las que atacaron a Jaime Rosende. Este último era cazador y en esa jornada dominical de caza regresaba con su escopeta al hombro, la cual utilizaría para defenderse de sus agresores.

La mala fortuna hizo que los disparos del arma que portaba el cazador alcanzasen de lleno a uno de los jóvenes, concretamente, a Luis Fernández Botana, quien moriría instantes después a consecuencia de los mismos. Tras haber dado muerte a este y herido de consideración a su acompañante, Jaime Rosende se encaminó a casa de un vecino con sus ropas visiblemente manchadas de sangre para que le acompañase a un centro sanitario. Mientras se dirigía al mismo sería sorprendido por la policía que le detuvo en el mismo instante.

Aún así ingresaría en el hospital presentando heridas en la cabeza de carácter grave, ya que las piedras arrojadas por sus agresores le provocaron la fractura de la región frontal. En el mismo centro ingresaría Ramón Rosende Mata, uno de los jóvenes que le había lanzado las piedras, pues presentaba heridas graves en el vientre producidas a raíz de los disparos efectuados por el cazador.

La causa que se siguió contra Jaime Rosende fue por homicidio y no por asesinato, al entender el juez que no había tenido intención de dar muerte a su víctima. Sería condenado a la pena de ocho años de cárcel, así como pagar una indemnización de 50.000 pesetas a los familiares de la víctima.

guenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

 

Violación y asesinato de una menor en Ourense

Río Barbaña, dónde apareció asesinada Sonia Abellas

En los últimos años de la década de los ochenta del pasado siglo Ourense era una capital de provincia que se había consolidado como la tercera ciudad gallega de la época, merced a que muchos habitantes de la provincia elegían a la vieja Auria para residir en vez de desplazarse a miles de kilómetros como lo habían hecho sus ancestros que formarían grandes colonias en distintos países americanos desde comienzos del siglo XX hasta mediada esa centuria. Más recientemente, sus destinos predilectos habían sido Venezuela, en América, y los siempre pujantes y florecientes países europeos en los que se gozaba de un extraordinario bienestar.

La ciudad, siempre muy acogedora y muy cuidada, se vería repentinamente sorprendida por un fatal suceso en la tarde noche del domingo, 7 de febrero de 1988, al aparecer brutalmente asesinada Sonia Abellas, una adolescente de 16 años en la desembocadura del río Barbaña, un afluente del Miño. La joven presentaba evidentes signos de haber sufrido una agresión sexual, que posteriormente serían corroborados por los exámenes realizados por los forenses. Su muerte había sido también muy cruel, ya que la muchacha fue estrangulada por una cadena que llevaba al cuello.

El hallazgo del cuerpo sin vida de Sonia Abellas consternaría a la vieja urbe que tan bien retrató en sus novelas el gran escritor gallego Eduardo Blanco Amor. Una ola de dolor, consternación y rabia se apoderó de una ciudad que repentinamente veía alterada su tradicional tranquilidad por un hecho violento que para nada respondía al siempre pacífico y dócil carácter de su vecindario.

Detención

Cuatro días más tarde del crimen era detenido un joven de 23 años, Luciano Expósito Borrajo, como presunto autor del asesinato de la joven estudiante. El asesino, que estaba separado de su mujer y era padre de un niño, ya había sido condenado tres años antes como autor de una agresión sexual. En un primer momento, negará cualquier relación con el crimen, pero hay varios testigos que habían visto al supuesto criminal merodeando por el lugar dónde se produjo el crimen. Mientras, los vecinos de su municipio natal, Coles, no acaban de creerse que Luciano Expósito haya dado muerte a Sonia Abellas. Los comentarios que más se oyen esos días es que tal vez sea drogadicto e incluso ladrón, pero jamás asesino. A todo ello se suma el hecho que en la misma tarde de autos, se había visto involucrado en un accidente de tráfico en A Lobeira. A partir de ahí, los investigadores comenzarían a atar todos los cabos que condujeron a su definitiva detención.

El sepelio de la joven orensana congregaría a una gran multitud de personas en la parroquia de O Couto, que querían tributar una digna despedida a una joven que había sufrido una muerte terrible. Días más tarde, la ciudad sería escenario de una magnánima manifestación contra la violencia y en apoyo de la familia de la víctima en la que se exigía la máxima condena posible para el autor de su muerte.

Condena

Luciano Expósito Borrajo sería condenado a un total de 41 años de cárcel, 27 de los cuales habían sido impuestos por el crimen que había cometido, mientras que la restante condena obedecía al haber consumado un delito de violación. De la misma forma, se le obligaba a indemnizar con ocho millones de pesetas (48.000 euros actuales) a la familia de Sonia Abellas.

En su auto el juez consideraba probado que el autor de la muerte de la joven, a quien no conocía previamente Luciano Expósito pese a que le acompañó voluntariamente hasta las inmediaciones del Barbaña, que al negarse ella a mantener relaciones sexuales este procedió violentamente contra Sonia Abellas para estrangularla con una cuerda o similar.

En 2003 Luciano Expósito quedaría en libertad tras cumplir poco más de 15 años por el crimen que consternaría a Ourense. En su estancia en la prisión de Pereiro de Aguiar, de la que se convirtió en su recluso más veterano, se negó siempre a someterse a cualquier programa de rehabilitación o recuperación. Es más, jamás mostraría arrepentimiento alguno por el crimen que le costó la vida a Sonia Abellas.

El asesino de la joven orensana volvería a las instalaciones carcelarias en el año 2009 tras ser detenido conduciendo un vehículo bajo los efectos del alcohol. Años antes había quedado cojo a consecuencia de un accidente de tráfico. Un año mas tarde intentaría rehacer su vida en la localidad de Muntián, en el municipio orensano de Cartelle, trabajando en un aserradero. Sin embargo, sería encontrado muerto en la casa en la que residía en la jornada del 24 de marzo de 2010, tan solo seis después de haber recobrado la libertad.

guenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias